Ir al contenido principal

INGLATERRA, REINO UNIDO 1992


FECHAS DE VIAJE: Septiembre de 1992.
COMO LLEGUÉ: En avión desde Madrid a Londres con Iberia.
CON QUIEN VIAJÉ: Yo sola.
QUIEN ME ENCONTRÉ: A mi hermana y sus amigos.
METEOROLOGÍA: En general lluvioso y algunos días sol.
SITIOS VISITADOS: Londres.
EN QUE SITIOS ME HE QUEDADO: En el Hamiltons Hostel donde vivía mi hermana. Bien ubicado, por el metro de Paddintong.
LO MEJOR DEL VIAJE: Las noches londinenses.

INFORMACIÓN GENERAL DEL REINO UNIDO:
Inglaterra es un país fácil para el viajero independiente. Con un poco de inglés y algo de sentido común se llega bien a los sitios. La gente es amable y siempre ayudan. Culturalmente son muy educados y muy silenciosos, nadie chilla por la calle. Hay mucha cultura de fast food y de tomar té.
Para moverse por las ciudades lo mejor es hacerlo en metro y andando, sobre todo si se dispone de poco presupuesto ya que el transporte público es caro. Para moverse entre ciudades es mejor y más barato moverse en autobús, hay muchas frecuencias y las carreteras son muy buenas. Se conduce por la izquierda y es muy raro montarse en los autobuses por el lado izquierdo, siempre me iba al lado derecho y cuando me daba cuenta, tenía que dar la vuelta. Al pasar los semáforos también hay que estar atento y mirar en los pasos de peatones hacia la izquierda, no derecha.
El país es en general carillo y en general los precios están por encima del doble en todo a España.
Es un país muy seguro para viajar sólo y para viajar mujeres solas, sólo hay que tener el sentido común de un viajero.
Es un país bastante turistizado, sobre todo la capital y es normal encontrarte masas de turista en las atracciones principales.

LONDRES:
Mi primera impresión cuando aterrice con el avión en Londres fue de que todo el paisaje estaba muy verde y que había lindas casitas. Mi hermana fue a buscarme al aeropuerto.
Este fue uno de mis primeros viajes por mi cuenta fuera de España, para mí fue el inicio de mis viajes, el génesis de mi vida viajera y con la sensación de que viajaba muy lejos.

Foto con el Big ben

La impresión del país es de que todo es muy serio, la gente no chilla, son muy discretos, toman mucho té y lo mezclan con leche que era muy raro, la comida es basurilla…etc.
No es un mito lo de la lluvia en Londres, el turista siempre suele encontrarse con algún día de lluvia y yo que estuve dos semanas, tuve lluvia para dar y tomar. De tanto que llovió se me colaba el agua por debajo de los zapatos que los tenía rotos y mi hermana no quiso dejarme unos zapatos de ella, porque es muy escrupulosa y yo andaba todo el rato por ahí con los pies mojados.
Como el transporte en Londres es bastante caro,  yo viajaba todo el rato con ticket de niña en el metro, ya que si me preguntaban la edad sólo tenía que decir que tenía quince años en vez de dieciocho.


En el metro de Londres

El tiempo que estuve en Londres, estuve de incognito durmiendo en el hostel de mi hermana, donde ella tenía alquilada una habitación, ya que no le estaba permitido recibir visitas. Esto en ocasiones nos complicaba un poco la vida, ya que tenía que bajar y subir a la habitación cuando no estuviese el dueño. Alguna noche, para despistar, iba a dormir a la habitación de otra amiga de mi hermana que vivía cerca y que tenía una cama libre en su dormitorio.

En el hostel de mi hermana había más españoles viviendo, pero no muchos, ya que mi hermana trataba siempre de alejarse de los guetos de españoles que residían en Londres, que eran muchos.
En el hostel de mi hermana se compartía cocina. Mientras mi hermana trabajaba, todos las noches me hacia un planing de donde tenía que ir al día siguiente, me dejaba todo indicado, así como las libras necesarias y me ensañaba en inglés como pedir los tickets. Algo practique de inglés y más o menos me las arreglaba en todas las ocasiones, pero la verdad es que me daba mucha vergüenza hablar en inglés. Recuerdo que la gente era siempre muy amable y siempre se esforzaban por entender.

Metro de Londres

En esta larga estancia en la ciudad me patee todo Londres de arriba abajo. Siempre que se podía había que evitar el transporte público por el coste, así que anduve muchísimo, la suerte es que mi hermana vivía en un barrio bastante céntrico. De hecho me compré una camiseta que ponía “I have walked all over London” y venían unas zapatillas destrozadas, realmente me gané el poder ponerme una camiseta como esa.
Cuando mi hermana salía del trabajo ya hacíamos algo juntas.
Estas fueron las visitas que realice en la ciudad y mis impresiones:
Visité los museos de cera o Madame Tussaud’s, la verdad es que me encantó y el museo del Hard Rock, (museo de cera de artistas musicales) que me gustó especialmente porque se podía oír la música de los cantantes de cera. En él se encuentran representados artistas de todas las épocas y todos los estilos

Torre de Londres

Visité la Torre de Londres que siempre me ha extrañado ese nombre, porque para mí no es una torre, sino un castillo. Este castillo fortaleza fue la residencia real en la edad media y después llego a tener otros usos entre ellos casa de moneda y prisión.

Visité la catedral de san Paul tiene una gran cúpula y es donde se casó Lady Diana de Gales.

Catedral de Londres

Uno de los puntos claves era el Buckingham Palace, desde hace muchos años la casa de la familia real. La fachada del palacio es de estilo neoclásico y se parece un poco al Palacio real de Madrid. En la plaza donde se encuentra el memorial de la gran reina Victoria. Imprescindible para mí era ver el cambio de guardia, al que estuve esperando desde mucho tiempo antes rodeada de una gran multitud. 


Palacio Real Londres

Fue una gran oportunidad de ver a los bobis en acción, la ceremonia la viven de verdad. El evento tiene una duración aproximada de 45 minutos, durante los cuales, los guardias coronados por enormes sombreros de pelo realizan un desfile al ritmo de diferentes temas musicales, tanto militares, como de otros estilos más actuales.
La guardia de palacio (Bobis) es increíble ver lo quietos que se pueden quedar sin pestañean de lo concentrados que están, me pregunto si al salir del trabajo hacen vida normal…
El sitio más memorable fue sin duda la visita al palacio de Westminster de estilo neogótico y merece la pena rodearlo y detenerse a admirar sus detalles. 


Con guardia
Big ben y Abadia de Westminster

La famosa torre del reloj Big Ben, famosa en el mundo entero y que me encantó ver en persona y ajustar mi reloj a la hora exacta que marcaba el reloj. Sin duda este fue el lugar más especial y llamativo que visité de la ciudad. Muy cerca de allí se encuentra la Abadía de Westminster es uno de los lugares más sagrados y simbólicos de toda Inglaterra y está considerada como de las mejores ejemplos de gótico inglés.



Picadilly Circus es punto de encuentro de la ciudad. Tiene muchos letreros de neón grandísimos y tiene una fuente en el medio. El sitio es famoso por ser lugar de encuentro alternativo entre los más jóvenes. La plaza y los alrededores siempre están llenos de gente. La plaza es más bonita sobre todo de noche cuando se iluminan sus grandes carteles.

Picadilly circus

La Tower Bridge de Londres es un puente sobre el rio Tamesis, le llaman torres también por las torres del puente y la verdad es que me desilusiono un poco, ya que en las postales y la tele se ve más bonito. El puente es levadizo y hoy en día de vez en cuando siguen abriendo el paso a los barcos.

Tower Brigde

Si hay algo que me recorrí entero fueron los parques de la ciudad. Hide Park es el espacio abierto más grande de Londres y también el más conocido. Es una atractiva mezcla de jardines combinados con zonas abiertas más silvestres. Es normal que las ardillas se acerquen a comer de la mano. El parque tiene un gran lago donde se pueden alquilar barquitas.

Hide Park

En la esquina noreste de Hyde Park se encuentra Speakers Corner, un curioso lugar en el que los domingos por la mañana se reúnen personajes variopintos (oradores y excéntricos) para hacer discursos sobre diferentes temas, tanto religiosos como políticos. El Speakers Corner se hizo famoso durante la Segunda Guerra Mundial, ya que era el único lugar en el que la gente podía defender a Hitler o criticar a Churchill sin temor a represalias. Se trata de un verdadero espectáculo al que la gente acude para escuchar, aplaudir o abuchear. 

Es posible hablar de cualquier tema, siempre y cuando no vaya contra la ley y para ser speaker sólo es necesario estar en nivel más elevado del suelo (banquetilla o similar). Fui precisamente un domingo por la mañana a Hide Park para ver el espectáculo de los speakers.

Kensington Gardens

Seguido de Hide Park esta los jardines de Kensington, en realidad más bonito que Hide Park, ya que aunque formaba en principio parte del mismo parque, los jardines de Kensington eran los jardines reales. Dentro también de ese precioso parque está el palacio de Kensington
Regents park, otro de los famosos parques de Londres lleno de estatuas y alguna villa neoclásica. Y por último también visité Green Park con amplias zonas verdes.

En cuanto a compras, fui mucho de compras, aunque sólo compre en los mercadillos de segunda mano (lo que daba de sí el bajo presupuesto de mi hermana), muchos de ellos de aspecto Hippie, como el mítico mercadillo de Camdem y Charing Cros road (famoso por vender libros) entre otros mercadillo que visité. Oxford street es una típica calle de compras con marcas internacionales y por supuesto también visité los almacenes Harrods sólo por curiosear y asombrarme de los elevados precios.
Otras visitas que realicé por la ciudad fueron al barrio judío, barrio chino y la calle y alrededores de Carnaby street, típica para turistas.

En autobús de dos pisos

Disfruté un montón subiendo en los típicos autobuses de dos pisos, se me hacía muy raro subir por el lado izquierdo. También me monté en un  taxi de esos coches antiguos negros tan famosos en la ciudad.



El Londres de noche es natural ir primero a los pubs que cierren pronto y después discotecas. Con mi hermana y sus amigas salimos varias noches de fiesta.
Hasta las once de la noche estaban los bares o pubs, a partir de esa hora, sólo había discotecas, cuando estábamos en el bar a eso de las once menos cuarto empezaban a dar las luces avisando de que iban a cerrar. Se me hacía muy extraño que cerrasen tan pronto los bares. Para entrar en los bares o pubs en ocasiones había cola de entrada, yo eso nunca lo había visto y además siempre había un portero, todas esas cosillas me llamaban mucho la atención.
Las discotecas o clubs a las que íbamos a partir de las once de la noche eran súper raros para lo que yo estaba acostumbrada. Algunas eran tipo guataquees, la gente vestía y bailaba raro. La música también era rara. Recuerdo una noche ir a una discoteca en la que sólo vendían agua y había una pantalla gigante con dibujitos súper raros que te mareaban, era una disco para ir colocado y la música era muy tecno.

Recuerdo que todo lo que vi me encantó y que disfrute mucho de mi estancia en Londres gracias a mi hermana.

FOTOS ANTIGUAS EUROPA

Comentarios