Ir al contenido principal

INGLATERRA Y ESCOCIA EN GOOD FRIDAY


FECHAS DE VIAJE: Abril del 2000.
COMO LLEGUÉ: En avión desde Madrid con la compañía Virgin express airlines con escala en Bruselas.
CON QUIEN VIAJÉ: Yo sola.
QUIEN ME ENCONTRÉ: Con una amiga en Londres.
METEOROLOGÍA: En Inglaterra hacia buen tiempo, pero en Escocia hizo frio y lluvia.
SITIOS VISITADOS: Londres, Birmingham, Edimburgo, Inverness y el Lago Ness.
EN QUE SITIOS ME HE QUEDADO:
En Londres una noche en un hostal de mochileros y el resto de noches en casa de mi amiga. En Escocia también en hostales mochileros.


Calle principal en Edimburgo

INFORMACIÓN GENERAL DEL REINO UNIDO:
El Reino Unido es un país relativamente fácil para viajar por libre, sólo hay que desenvolverse un poco con el inglés, aunque en Escocia se nota que es más difícil entender y comunicarse por el acento tan cerrado que tienen. En todo caso los ingleses son muy
educados, corteses siempre ayudan y se esfuerzan por entender.
El país está muy preparado para el turismo, además yo fui en Semana santa y estaba todo muy lleno de turistas, sobre todo Londres, lo mejor evitar esas fechas.
Fui reservando los hostels sobre la marcha, unos días antes, los reservaba llamando por teléfono, es muy recomendable ir con reservas, sobre todo si es temporada alta y en especial en Londres.
El país es caro, en especial la capital, fuera de ella los precios bajan un poco. En todo caso no lo encontré tan caro como en mi anterior visita unos ocho años atrás.
Dentro de las ciudades lo mejor es moverse andando y en transporte público, que suele funcionar muy bien. Para viajar entre ciudades mejor viajar en autobús, ya que sale mucho más económico que el tren. Los precios de los trayectos en autobús no me parecieron caros, en uno de ellos, concretamente el de ida desde Birmingham a Edimburgo me cobraron mal, ya que al compararlo con el de vuelta, había mucha diferencia de precio, fui a reclamar a una de las oficinas de atención al cliente y me devolvieron parte del dinero.
Montarse en un autobús inglés siempre es de risa, ya que la puerta para subir esta en el lado izquierdo, y aunque lo sabía, siempre me confundía.

REINO UNIDO PASO A PASO:
Birmingham, ciudad industrial:
Al llegar al aeropuerto de Londres la idea era coger un autobús directo a Edimburgo en Escocia, ya que visitaría Londres a la vuelta tal y como había calzado los días con mi amiga la que iba a visitar en la capital, pero como era un día cercano al Good Friday, (semana santa), sólo pude conseguir un billete a Edimburgo con un escala larga en la ciudad de Birmingham, que no estaba en mis planes, pero esa es la ventaja de los viajes independientes y mochileros, los planes cambian y así las oportunidades de conocer crecen.
Como tenía varias horas de espera en la ciudad, Salí a visitarla.
El centro de la ciudad de Birmingham tiene algunas iglesias y edificios que llaman la atención, pero en realidad no le vi ningún atractivo a la ciudad y me pareció una ciudad más bien industrial. La catedral de la ciudad es de las mejores cosas que vi. Es de estilo barroco del año 1725 y se puede visitar por dentro.
Otra iglesia que también llama la atención es la de St Chad´s, iglesia gótica con influencias alemanas o belgas. Tiene dos torres y por dentro hay obras de arte que merecen la pena.
Paseé un poco por el centro que tiene unas calles peatonales comerciales y otros edificios de interés, como el Ayuntamiento y el Teatro. Me llamó mucho la atención que la mayoría de la población de la ciudad es de color negro. Es una ciudad de mucha trayectoria inmigratoria.
Por la noche me monte en el autobús y a la mañana siguiente llegué a Edimburgo.

Edimburgo, la Atenas del norte:
Llegué por la mañana pronto a Edimburgo en autobús nocturno desde Birmingham y fui directa al hostel a dejar mi mochila. Me quede en un hostel de mochileros no recomendable, no era higiénico y apenas tenía ventanas, todos los utensilios de la cocina estaban pegajosos de grasa, pero lo más triste es que había gente viviendo allí, entre ellos un grupo de españoles que estaban trabajando buscándose la vida y que les salía mucho más rentable un estancia allí que alquilar un piso.
Lo bueno del hostel era que estaba en pleno centro de la ciudad. Por suerte la ciudad de Edimburgo no tenía nada que ver con la cutredad del hostel.

Centro de Edimburgo

A la ciudad de Edimburgo le llaman la Atenas del norte por la pequeña Acrópolis que tiene en una colina alta de la ciudad, al final de la principal calle de Princess street.
Princess street es una de las calles principales de la ciudad, y la que personalmente más me gustó. La calle está llena de vida y comercio y une puntos turísticos claves en la ciudad.  En ella se puede observar el Monumento a Scott (Scott Monument) Inaugurado en 1846 de construcción de estilo gótico que se erigió en honor al escritor escocés Sir Walter Scott. 
Por varios rincones de la ciudad, pero en especial en esta calle, me encontré a personajes vestidos de escoceses tradicionales tocando gaitas.

La Acrópolis de Edimburgo fue de los primeros sitios que visite de la ciudad. La Acrópolis está compuesta por varios restos de estructuras de lo más desconcertantes de Edimburgo, entre ellos destacan el Monumento Nacional y un Partenón inacabado que fue concebido como monumento a los caídos en las guerras napoleónicas.


Acropolis de Edimburgo

La Acrópolis es un espacio abierto salpicado de monumentos neoclásicos. La falta de fondos evitó que el grupo arquitectónico se terminase.
Las vistas de la ciudad desde arriba son buenísimas, en realidad se puede decir que es el gran mirador de la ciudad.
Una de las cosas más representativas de la ciudad es la catedral de St Giles, erigida sobre un antiguo santuario construido en el siglo IX, siendo después victima de muchas remodelaciones hasta adquirir su apariencia gótica desde el SXV que reina hoy en día. La verdad es que es grandísima y es un deleite para los ojos observar todos los detalles.

Castillo de Edimburgo

El castillo de Edimgurgo es la máxima atracción turística de la ciudad imponiéndose desde una elevada colina visible desde muchos puntos de la ciudad. Sólo lo vi por fuera y la verdad es que es impresionante lo bien conservado que esta. Otro punto también de mucho interés turístico es el Palacio Holyroodhouse que forma parte de una de las residencias oficiales de la Reina de Inglaterra y el edificio es una joya de la arquitectura clásica.

Inverness:
Llegue a Inverness en autobús desde Edimburgo,  hacia lluvia y frio, la ciudad te lleva al invierno al sólo pronunciarla.
Aunque con un clima no deseado, enseguida salí a caminar por la ciudad. 


Castillo de Inverness

Lo más notable de la ciudad es su castillo perfectamente conservado del año 1834. Lo curioso es su color de arenisca roja. El emplazamiento es el mismo que tuvieron los anteriores castillos, el primero se construyó en el s. XII pero fueron destruidos. La explanada frente al castillo ofrece una bella panorámica de la ciudad, del rio Ness y los puentes que lo atraviesan. Desde allí se pueden contemplar las islas del rio Ness. 
Fue muy bonito realizar un paseo por la orilla del río Ness, cruzar por uno de los famosos puentes victorianos que cruzan por la ciudad y volver por la orilla opuesta.

Rio de Inverness

La ciudad tiene un pequeña colima con una especie de mirador desde donde se ve una buena vista de la ciudad y de su catedral, muy parecida en apariencia a la catedral Notredame de Paris,  St. Andrews Cathedral (la catedral de San Andrés) la primera construcción religiosa que se construyó en  Gran Bretaña después de la reforma religiosa. La catedral de Inverness se encuentra rodeada por el río Ness.


Catedral de Inverness

Otra iglesia que no pasa desapercibida en la ciudad es la Old High Church: Es una iglesia parroquial de Inverness dedicada a Santa María, construida en el monte de San Miguel sobre el S. XII. 

Un día desde la ciudad de Inverness cogí un bus para llegar al lago Ness. Los alrededores de Inverness llegando al lago son preciosos, todo está muy verde. Estuve por los alrededores del castillo Urguhart, a las orillas del Lago Ness, entrar dentro del castillo costaba una pasta, pero hay una alambrada y se veía mayoritariamente desde fuera, así que no entré.
Por allí pasee en un trekking improvisado, pero rapidillo por la lluvia, el lago se veía bien, pero el paisaje estaba con mucha niebla baja.

Paisaje de Escocia

El pueblito base del lago Ness hay toda una industria montada para sacar dinero del famoso monstruo con filmaciones y apariciones de éste así como museos de la mascota Nessi. Hice varias fotos al hermoso lago y volví a Inverness. 
Los días en invernes fueron muy gratos ya que en el hostel la gente era muy amigable e hice amigos para salir, pasee mucho por el centro de la ciudad que está lleno de restaurantes y pubs del más puro estilo escocés. Me gustó mucho la ciudad, la pena es no haber podido disfrutarla más porque llovía muy continuo.

Para la vuelta a Londres fue complicado conseguir billete en bus directo de nuevo. Esta vez lo conseguí con escala en Glasgow, centro de la ciudad que vi de una pasadilla y que lo que vi no me resultó atractiva.

Lago Ness Escocia

Londres:
Al llegar a Londres esa noche ya me iba a quedar en casa de mi amiga, pero no conseguí contactar con ella hasta la tarde noche y me explica que esa noche no puedo quedarme porque tiene toda la casa levantada por una fumigación. No me gusta nada la noticia de quedarme colgada a última hora en Londres, por la noche y sin alojamiento.
Pensé que a las malas podía siempre ir a dormir al aeropuerto en un caso de máxima urgencia. Sabía que era prácticamente imposible conseguir alojamiento barato pero tenía que probar, así que desde la estación central y con un mapa me dirigí al primer hostelling internacional que estaba más cerca.
Anduve un buen rato y llegué al hostel, por supuesto y como me lo imaginaba estaba completo. Le explique a la recepcionista lo que me había pasado y le pedí que por favor me dejasen dormir allí en un colchón o incluso en un sofá, que pagaba como una cama, pero que no tenia donde ir. La chica se enrolló y me puso un colchón en la sala de la televisión, pagando como una cama normal. Un hombre mochilero neozelandés que estaba viajando por el mundo, me vio allí en el colchón y se interesó por mí,  le explique lo que me había pasado, dijo que iba a hablar con recepción, total que hablo con recepción y con los de su habitación y a ninguno les importó que durmiese allí con ellos, así que pusieron el colchón en el suelo y el hombre neozelandés  muy cortes me ofreció su cama y el durmió en el colchón.

Al día siguiente llamé a mi amiga, aunque con mis dudas de si debía quedarme en su casa, ya que me había sentado muy mal su desplante. Me dijo que su casa ya estaba arreglada y que por favor que me fuese con ella tal y como habíamos planeado.
Fui con ella el resto de días. Por las mañanas salía con ella de casa cuando se iba a trabajar y me dedicaba a patear la ciudad. Cuando mi amiga salía de trabajar por las tardes quedábamos y hacíamos algo juntas. Lo pasé muy bien con ella y son su novio, que eran encantadores.
Esta era mi segunda visita a la ciudad y me dediqué  a visitar los principales museos que no había visitado en mi visita anterior: el British Museum, la National Galery y la Tate gallery. La Tate modern Gallery alberga una amplia colección de arte del S.XX. 
El British Museum que es uno de los mejores museos del mundo. Contiene una exhaustiva y completa colección con galeras dedicadas a Egipto, Asia occidental, Grecia, áfrica, Italia, época romana o la edad media. Es alucinante la cantidad de tesoros que se ubican allí, más bien me pareció una muestra de su pasado imperialista y que piensas…pero que pinta aquí el friso del Partenón de Atenas?, no le llegue a entender.
La Nacional Galery  es una de las pinacotecas más grandes del mundo y alberga obras de arte de toda Europa y de todas las épocas. 
También volví a visitar las principales atracciones turísticas. Londres nunca aburre aunque sea en una segunda visita.

Visité el Palacio de Westminster o la casa del Parlamento, un edificio de estilo gótico victoriano que alberga la famosa torre del Big Ben, de 106 metros de altura donde sincronice mi reloj como lo había hecho años atrás. El Big Ben para mi es el reloj dorado, por el color de su torre.
Muy cerca se encuentra también la famosa abadía de Westmisnter, sede de las coronaciones reales y el templo más antiguo de Londres. También es de estilo gótico y muy bonita para mi gusto.

Visité también la Torre de Londres, que no sé porque la llaman torre cuando en realidad es un castillo. Esta enorme fortificación ha tenido varios usos a lo largo de su historia, entre ellas la de prisión.

Visité también por supuesto el Palacio de Buckingham, aunque esta vez no espere a ver el cambio de guardia. Construido en 1703 para el duque de Buckingham, el edificio fue adquirido por el rey Jorge III en 1762 para ser utilizado como residencia privada. Hoy en día sigue siendo residencia real de la Reina de Inglaterra. Desde su construcción ha sido ampliado y remodelado en varias ocasiones. Los alrededores del palacio me gustan mucho, ya que se combinan edificios clásicos y bonitos parques.

La catedral de San Pablo, lugar mítico por el enlace de Lady Di (se le conoce más por eso, que por otra cosa).
La famosa Tower Bridge, que no sé porque le llaman torre si en realidad es un puente…(el puente tiene torres) se construyó en la ciudad en el siglo XIX.
Pero si hubo algún sitio que me gustó de la ciudad y donde realmente disfruté es la plaza de Picadilly Circus. La plaza es muy conocida por sus carteles luminosos y la fuente de Eros situada en el centro, que se ha convertido en uno de los iconos de Londres. 
Es la zona más animada de la ciudad y siempre repleta de turistas. La oferta de ocio de Piccadilly Circus es muy extensa, desde una gran cantidad de tiendas, cines y teatros, hasta restaurantes para todos los gustos. Aparte de ser una de las principales zonas de fiestas de la ciudad. En las inmediaciones de la plaza abundan las relaciones públicas que ofrecen entradas con descuento para los locales de moda. Lo que más me gusto de la plaza fue al caer la noche, sus carteles de neón iluminados.

Otra de las plazas míticas que visité en la ciudad fue la plaza Trafalgar, una plaza histórica del 1830, no tan moderna como Picadilly, pero también es una plaza muy concurrida y animada. Su columna del medio mide casi 50 metros está decorada por cuatro leones.
Un barrio que visité que no lo hice en mi visita anterior es el barrio de Convent Garden, una zona animada llena de cafés y restaurantes y ambientada con artistas callejeros. Otro barrio mítico en pleno Soho es el Chinatown barrio, este es un buen barrio para comer.
Visité de nuevo Hide Park aunque esta vez fue una visita corta.
Un día fui a visitar el Newbold college, la verdad no sabía que estaba tan lejos, sino no hubiese ido.
El último día dormí en el aeropuerto porque mi vuelo de vuelta a España salía de madrugada.

 

FOTOS ANTIGUAS EUROPA

Comentarios

Publicar un comentario