Ir al contenido principal

PARIS EN UN FIN DE SEMANA

FECHAS DE VIAJE: Julio de 2008.
COMO LLEGUÉ: Avion de Ryanair desde Madrid a Paris Beauvais. 50 euros el billete de avión ida y vuelta.
CON QUIEN VIAJÉ: Con mi marido.
METEOROLOGÍA: Buena, calor pero no excesivo, entre 20 y 27º.
SITIOS VISITADOS: París.
EN QUE SITIOS ME HE QUEDADO: Hicimos couchsufing en el barrio de Belleville.

PARÍS EN UN FIN DE SEMANA
Llegamos a París un viernes por la mañana temprano y nos volvíamos el domingo por la tarde, así que había que visitar la ciudad a la carrera.
Lo bueno es que mi marido repetía destino, así que él me guío mejor en cómo hacer la distribución de los sitios imprescindibles para visitar.



Es raro que una mochilera de mundo como yo no hubiese viajado antes a la capital francesa estando a tiro de piedra de España, pero la verdad es que nunca me había llamado demasiado la atención visitar París, tenía otras preferencias, aunque tengo que reconocer que volví encantada con la visita a la ciudad.
París es una ciudad grande donde las distancias son muy largas, se pierde mucho tiempo desde que vas desde un monumento a otro. Hay muchos edificios que parece que están “cerca”  unos de las otros, pero como son edificios son tan grandes, largos y hay tantas avenidas, se tarda mucho tiempo en llegar.

El barrio de Belleville donde nos alojábamos en cocuhsurfing me gustó mucho. Es una zona muy multicultural y me encantaron los restaurantes (chinos, indios, kebabs…) y el ambiente tan cosmopolita del barrio. Además de podía bajar andando al centro.

Empezamos visitando todo el casco histórico, el rio y la catedral Notre Dame. La isla de la ciudad es uno de los asentamientos más antiguos que se reconoce en la ciudad y donde se encuentran también parte de sus mejores reliquias como la catedral entre muchas otras.

Para entrar en la catedral había una cola larguísima, pero iba rápida.  La catedral de Notre Dame, de estilo inconfundible gótico francés, fue la sede del catolicismo en la ciudad durante muchos años. 


Vista posterior de la Catedral Notre Dame

Por dentro es hermosísima, destacan tres grandes rosetones, el coro central con sillas de madera tallada y las estatuas que representan la pasión de Cristo. Por fuera, es necesario darle la vuelta y admirarla. La mejor perspectiva para disfrutar de su arquitectura y para sacar buenas fotos es verla desde la pequeña plaza Juan XXIII justo por detrás de la catedral.

Fachada de la catedral Notre Dame

Entrar en el casco histórico por las orillas del rio Sena es un placer para vista, ya que esta todo rodeado de bonitos edificios.  Pasemos por las orillas del rio disfrutando de las vistas y puentes, el más famoso puente y el más antiguo de de todos curiosamente se llama puente nuevo.

El Sena y sus palacios

Fuimos ese día también al parque de Luxemburgo, es un gran parque de descanso y paseo para los parisinos. Dentro del parque hay un palacio que lleva el mismo nombre que le parque y fue construido por orden de los Medicis, el parque también tiene una fuente que lleva su nombre. El parque tiene muchas esculturas incluidos bustos de las antiguas reinas de Francia. Lo que más me gustó del parque fue los asientos son sillas de hierro individuales  que las puedes mover las sillas y sentarte donde tú quieras.
Después fuimos a ver más palacios, iglesias todas por toda la isla de la ciudad como el famoso Palacio de los Inválidos y la Opera Nacional. Terminamos el día en los alrededores de la torre Eiffel, donde paseamos  y nos fotografiamos con ella.


Parque Luxemburgo

Al día siguiente por la mañana fuimos de nuevo a la famosa torre Eiffel con la intención de subirla, pero al llegar nos comunican que están todos los tickets vendidos y que sólo podemos subir hasta la segunda planta. Como había mucha cola para subir por el ascensor nos subimos andando por las escaleras y haciendo el tonto, tipo agentes 007. 
No está mal el segundo piso, las vistas de la ciudad son hermosas, pero ni imaginarme quiero como serian las vistas desde arriba. Desde el segundo piso se podía apreciar una buena vista de la Defense, el barrio financiero de la ciudad. La próxima vez hay que venir a Paris en pleno invierno y reservar la entrada a la torre con mucha antelación. Todos sabemos que la torre Eiffel se construyó para la Exposición Universal de 1889, su construcción se realizó con la idea de una corta vida, pero aquí perdura, sus arquitectos no se podían imaginar al construirla que estaban construyendo el símbolo de la ciudad y el país y la torre más importante del mundo.


Subiendo a la Torre Eifel

Vistas desde el segundo piso de la Torre Eiffel

Después fuimos al Arco del Triunfo y al Museo Louvre, que tuvimos que verlo también rápido. El Arco del Triunfo y los Campos Elíseos conforman la rotonda más grande del mundo donde convergen doce avenidas principales de la ciudad. El Arco del Triunfo fue ordenado construir por Napoleón para conmemorar sus victorias, ya lo dice su propio nombre. Se puede subir y hay un mirador, pero nosotros no subimos. También paseamos por los campos Elíseos y  vimos la plaza de la Concordia, muy bonita, por cierto.


El Arco del Triunfo parisino

En el museo Louvre nos centramos en ver lo principal y después lo menos importante. En los alrededores del cuadro de la Mona Lisa no se podía ni pasar, había que hacer fotos por turnos, el cuadro está protegido por un cristal. Todos los principales cuadros y obras en el museo estaban colapsados, el resto de colecciones se podían ver tranquilamente.

Entrada de museo Louvre en Paris

El domingo y último día en la ciudad estuvimos en el barrio Latino y en la basílica del Sacre Coure, por la zona aprovechamos también para ver el teatro Moulin Rouge.
El barrio Montmartre (barrio Latino) lleva funcionando desde finales del S.XIX y principios del siglo pasado como lugar de reunión bohemio para artistas. El barrio latino me encantó, se respira un ambiente muy tranquilo. Es ideal para pasear e ir admirando todos los puestos de los artistas.

La basílica del Sagrado Corazón está muy cerca de allí. Fue construida gracias a donaciones de católicos en la ciudad. Está construida en lo alto de una cima con unas magnificas vistas de toda la ciudad de París. Tiene una cúpula grande preciosa un tanto abombada diferente a las típicas redondas. Dentro de la basílica hay una cripta con varias capillas que se puede visitar.



Vistas de Paris desde la Basilica del Sagrado Corazón
Basilica del sagrado corazon

Paseamos por la avenida principal donde están los teatros con el famoso Moulin Rouge, aprovechamos y  comimos por la zona.
Ese mismo domingo y por pura casualidad, acababa el Tour de Francia en la capital. El Tour de Francia está considerado de las competiciones deportivas más importantes del mundo. Antes de coger el bus para ir al aeropuerto fuimos a los Campos Elíseos con la esperanza de poder ver entrar a los ciclistas, pero no alcanzamos a verlos, porque se nos iba el bus que nos llevaba al aeropuerto. Nos tuvimos que conformar con ver un poco el ambientillo que se vive en París en la etapa final. El tour además lo ganó un español: Carlos Sastre.

Campos Eliseos y el Tour de Francia

Tanto andamos ese fin de semana que se me rajaron  las suelas de los zapatos que llevaba. La ciudad de Paris me encantó, es una ciudad muy elegante, chic y está muy buen cuidada y limpia. Las terracitas de los cafés y restaurantes dan gusto verlas, todo luce muy bien decorado y colocado. Es una ciudad con mucha clase y en la que todo está cuidado al detalle. Cuando volví a Madrid tuve un shock cuando salía por el centro, ya que encontraba a Madrid feo, sucio y cutre.

Coste total del viaje por persona 3 días y dos noches: 150 euros.

Comentarios

  1. Jo!!! yo quiero ir alli!!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues no vas a los Pirineos franceses a esquiar?? Paris esta un poquito mas arriba...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario