Ir al contenido principal

TASHKENT, CAPITAL DE UZBEKISTÁN EN DOS DÍAS

Llegamos a Tashkent, la capital de Uzbekistán en tren nocturno procedente de la ciudad de Taraz en Kazajistán. La frontera en tren entre Kazajistán y Uzbekistán fue bastante larga y me recordó a las fronteras del transiberiano, donde el tren se queda varado horas entre los dos países, aunque en realidad el control de pasaportes fue sencillo y no nos revisaron nada. Dedicamos dos días a visitar Tashkent, uno a la llegada de nuestro recorrido por Uzbekistán y otro a la vuelta antes de coger el avión de vuelta a España, siguiendo así con nuestra Ruta de la Seda por tierra en Uzbekistán.

Barak khan madrasa in Tashkent

A la llegada a Uzbekistán el cambió de país fue tremendo: Uzbekistán está mucho menos desarrollado que sus países vecinos y es más barato. Pero lo mejor del paso de frontera fue la gente: cercanos y muy amigables, lejos de lo fríos que eran los kazajos y kirguís; y sobre todo Uzbekistán es mucho más exótico que Kazajistán y Kirguistán.

Tashkent es la típica ciudad caótica de Asia central, dejamos atrás las ciudades ordenadas, modernas y avanzadas para introducirnos en el caos típico asiático...
Aparte de caminar nos  movimos por la capital fundamentalmente en metro y también cogimos un autobús urbano (que era legible), aparte de alguna (pocas) carreras de taxi, (parando coches particulares en la calle: en Asia cualquier coche funciona de taxi). Las carreras de taxi las pagamos más o menos a 1 euro. 

El metro de tashkent tiene unas estaciones preciosas, elegantisimas, al puro estilo ruso, como de costumbre es muy hondo y sencillo. Me sorprendió la cantidad de  seguridad con la que contaba, aunque en general todo Tashkent estaba muy controlado simulando situación de riesgo alto de atentado.

Metro de Tashkent

Los días en Tashkent fueron duros por las distancias enormes y el excesivo calor caminando a 35 grados y sin apenas entretenimiento para el niño, porque no se puede decir que Tashkent sea una ciudad child friendly, en absoluto.

La ciudad de Tashkent posee el contraste entre arquitectura oriental y soviética y es la que más contrasta de todas las que visitamos en Uzbekistán en este sentido. No tiene edificios realmente modernos de capital asiática, salvo alguno suelto, pero nada que impresione. Dividimos estos dos días de visita en dos partes: el primer día visitamos lo más histórico “Ruta de la Seda” y el segundo día visitamos la parte más moderna y soviética.

El primer día visitamos la ciudad vieja. Desde mi punto de vista esta zona es la más importante para visitar si se dispone de poco tiempo en la urbe ya que es donde se concentran los complejos más memorativos de la Ruta de la Seda en la capital. Están ubicados por los metros de Chorsu bazar y Gafur Gulom. 
Chorsu bazar, no es un bazar cualquier, es el bazar más grande y colorido que he visto en mi vida. Copado por una gran cúpula visible desde varios puntos de la ciudad, el bazar se extiende por las calles aledañas lo que se reconoce como el casco viejo de la capital. Está dividido por gremios y parece ordenado expresamente por colores y olores. Sorprende la extraordinaria abundancia y variedad de productos. 


Chorsu Bazar Tashkent

Chorsu bazar Tashkent


Al caminar por los alrededores observamos casas de arcilla, y a pocos metros del bazar dos de las joyas de Tashkent; La mezquita Juma del siglo IX y la escuela coránica Kulkedash del siglo VXI eludiendo un rico pasado cultural. 
Desde allí paramos a un coche para llegar al complejo más importante de Tashkent ubicado a 1 km de allí y no accesible en metro: la escuela coránica Barak khan del siglo XVI , y la gran mezquita  Hazroti Imon (curiosamente de reciente construcción). En medio de estas dos la biblioteca Mubarek  en la plaza de Khast Imon. Esta biblioteca presume ser de las más antiguas del mundo datando del VII. A  unos metros más alejado visitamos el mausoleo Abu Bakr Kaftal Shoshi un poeta islámico muy venerado.

Escuela coránica Kulkedash Tashkent

Gran mezquita y biblioteca Khast Imon Tashkent

El segundo día lo dedicamos a zona más soviética-moderna zona de los metros: Alisher Navoi y Mustaqillik Maydoni. 
En metro Alisher Navoi visitamos el complejo de mausoleos Sheikhantaur y Kaldirgochbiy mucho más modestos que los anteriores, aunque datan del siglo XV. Uno de ellos de hecho hoy en día es un edificio de universidad al que no pudimos acceder.
Después fuimos al metro Mustaqillik Maydoni para visitar la plaza de la independencia, los palacios y edificios de gobierno de los alrededores y tres de los monumentos emblemáticos en Tashkent: el monumento a la Madre Patria donde se exhibe una eterna llama del desde el año 1999 (año de la desintegración de la URRS), el memorial de los terremotos, y otro gran memorial a los caídos en la Segunda Guerra Mundial. Toda esta zona se encuentra rodeada de altas medidas de seguridad.

Plaza independencia Tashkent

Monumento madre Patria Tashkent

Por las noches, mi hijo en el hotel haría su actividad correspondiente del día en la mini-guía que le preparé para que mientras viaja aprenda: mini-guía de viaje de Asia central. 
Si quieres ver todas mis mini-guías de viaje por el mundo para niños pincha aquí.

Desde Tashkent cogimos el tren de alta velocidad para llegar hasta nuestro siguiente destino: la ciudad de Samarcanda.

FOTOS DE TASHKENT

Comentarios

  1. Es un país que me llama mucho la atención, en un futuro me gustaría visitarle en un futuro

    ResponderEliminar
  2. ¡¡ Hay Lola!! ¡¡ Qué recuerdos me has traído!!!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro...acordarse de los viajes que has hecho y lo que has vivido es siempre un placer, gracias por leerlo, un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario