Ir al contenido principal

RECORRIDO EN COCHE OESTE Y NORTE DE FRANCIA 15 DÍAS CON NIÑO

Ya contaba en mi anterior post, (léase aquí) como sin renunciar a viajar había adaptado los viajes a la crisis del covid 19 en un viaje low cost en coche  por el oeste y norte de Francia con mi marido y mi hijo durante 15 días. Pues bien, en este post cuento más específico el recorrido que hicimos y lo más destacable para visitar de cada lugar:

Recorrido Oeste y norte Francia en coche

Bayona: ciudad agradable y concurrida por donde da gusto recorrer su casco histórico animado por su río Adur, su magnífica catedral, la iglesia de San Andrés, y los restos de su muralla y fortaleza.
Duna del Pilat: un imperdible aunque no se viaje con niños. La Espectacular formación natural de la duna más alta de Europa (10 metros) surgida en la playa gracias a su barrera de vegetación arbórea que forma un gran parque natural. Impresionante el contraste entre la vegetación y la duna. Entrar y subir a esta duna es gratis, solo hay que pagar el parking. Nosotros fuimos un domingo y el parking estaba lleno, así que mi marido nos dejó en la puerta y yo subí con el niño. Aunque hay unas escaleras es mejor subir por la arena y descalzo, estuvimos un par de horas caminando y rodando por la arena. 

Bayona y la Duna del Pilat en Francia


Parque temático Futuroscope: magnífico parque temático basado en proyecciones audiovisuales en 3 y 4 dimensiones, robótica y otras atracciones familiares. Ideal para ir con niños de 6 años en adelante, ya que muchas atracciones tienen cota de altura. En un dia  nos dio tiempo a ver todo lo que queríamos, (previa elección un dia antes de las atracciones que nos interesaban para no perder tiempo).

Poitiers: ciudad donde se encuentra este parque temático y que bien merece una visitilla. Poitiers es una ciudad tranquila, más tranquila que una foto, por donde da gusto pasear y admirar su casco histórico, sus dos catedrales: Notredame  y  San Pedro y la magnífica iglesia de Radegonda.

Poitiers y Futuroscope en Francia


Tours: con fisonomía de ciudad, gracias a sus largas avenidas y una animada calle de compras peatonal, aunque paseando por su casco histórico se respira un ambiente tan tranquilo que te hace cuestionar si  realmente estás en una ciudad. Lo más destacado es su catedral y su castillo; la basílica de San Martín y el río Loira.

Castillos del valle de Loira:  utilizamos como base la ciudad de Tours para hacer dos días de tour por los castillos del valle del Loira. En el valle del Loira hay unos cuarenta castillos y nosotros en dos días vimos nueve, aunque solo entramos a tres. Hay que tener en cuenta a la hora de elegir, que no todos los castillos se pueden ver desde el exterior sin pagar. El primer dia visitamos: castillo de Amboise,  Clos lucé  y  Chenonceaux (uno de los más destacados del Loira). El segundo dia visitamos: Castillos de Saumur, Chinon, Ussé,  Langeais y Villandry. A los niños les suele gustar visitar castillos, pero si son muchos se cansan. 
Los castillos más adaptados para niños que visitamos:
Clos Lucé: la que fue residencia de Leonardo da Vinci y la apasionada historia de cómo este genio llegó hasta aquí desde Italia con la pintura de la Mona Lisa enrollada a lomos de un burro. Aparte de su residencia y lugar de trabajo, en el jardín de Clos lucé, están expuestas varios de los inventos-maquetas de este también físico-ingeniero que se pueden probar.
Castillo de Villandry: magnífica opción por sus jardines, estanques de peces y su original laberinto.

Ruta dos dias castillos valle del Loira


Pueblos de la Bretaña (Fougeres y Vitre) aprovechando que estos pueblos tan notables estaban en nuestra ruta, decidimos hacer una parada. Nos encantaron sus castillos y sus callejas repletas de casas históricas con entramado de madera típico de la región de  Bretaña.

El monte Saint Michel: el imponente monte Saint Michel y el objetivo principal de nuestro viaje. Los orígenes de esta abadía se remontan al siglo VIII con la  leyenda (que les encanta a los niños) del arcángel San Miguel que luchó contra el demonio en forma de dragón, al que venció y en su honor se erigió esta basílica. Este montículo separado de tierra firme, se convierte en isla varias veces al año debido a las mareas. Cuando llegamos la marea estaba al 70% después el agua a lo largo del dia fue bajando. Visitamos la basílica en su interior y me gustó aunque no me pareció para nada espectacular.

Rennes: ciudad capital de la Bretaña por donde es un gusto pasear por su casco histórico famoso por sus casas históricas con entramado de madera y su imponente catedral.

Rennes, el monte Saint Michel y pueblos de la Bretana en Francia


Nantes: me encantó esta ciudad con un ambiente muy parisino por sus plazas con terrazas y avenidas. Lo más destacable es su catedral y hermoso castillo. Pasamos toda una mañana en la isla de las máquinas: un conjunto de esculturas metálicas que cobran vida recreando las criaturas y mundos de Julio Verne. Ideal para visitar con niños.

Parque temático Puy Du Fou: impresionados nos quedamos con este parque temático que tiene por objetivo recrear la historia a través de espectáculos históricos mediante una puesta en escena y efectos especiales inigualables. Está catalogado como uno de los mejores parques temáticos del mundo. Organizándolo previa y minuciosamente un día antes,  en nuestra visita de un dia vimos los seis espectáculos principales: los vikingos, los mosqueteros, la bola del pájaro fantasma, el secreto de la lanza, los caballeros de la mesa redonda, y el espectacular coliseo romano.  Los diálogos solo son en francés, pero leyendo previamente el resumen de cada actuación, y algo que se capta del francés son entendibles ya que es todo acción.

Nantes y parque Puy Du Fou en Francia


La Rochelle y la isla de Ré:  La Rochelle, es una ciudad encantadora a la cual le dedicamos una tarde. Pasamos un dia en la isla de Ré, famosa por sus tranquilos y pintorescos pueblos costeros con sus casitas, su raza autóctona de burros Poitou con denso pelaje (o burros yeti como los bautizó mi hijo),  playas y el gran faro de las sirenas. La isla es ideal para pasear, sentir el océano y relajarse.

Burdeos: la capital de la región de la Aquitania arquitectónicamente  monótona, pero elegante y con gran gusto, muy acorde además al estilo francés. Su catedral, la histórica puerta Cailhau  y su gran plaza de la Bolsa con su fuente espejo (o enorme charco-espejo donde a los niños les encanta mojarse los pies) nos encandilaron.

Burdeos, la Rochelle e isla de Re
                                                     La Rochelle, isla de Ré y Burdeos


Comentarios