Ir al contenido principal

BUDAPEST EN DOS DIAS

FECHAS DE VIAJE: Agosto de 2009.
COMO LLEGUÉ: En avión desde Berlín con la compañía Malev.
CON QUIEN VIAJÉ: Con mi marido.
METEOROLOGíA: Sol y nubes y un día con lluvia.
SITIOS VISITADOS: Budapest.
EN QUE SITIOS ME HE QUEDADO: En Budapest en el hostel María en la zona de Pest. No lo recomiendo, es súper cutre, viejo y sucio. No está mal ubicado a unos quince minutos caminando al centro.

El día que llegamos a Budapest había sido un día muy intenso. Comenzamos desayunando en Riga, pasamos el día en Berlín y llegamos a cenar a Budapest.

Las dos parte de la ciudad separadas por el Danubio

La ciudad de Budapest es muy grande y los sitios de interés se encuentran todos dispersos, nosotros sólo disponíamos de un par de días para visitar la ciudad, así que lo que hicimos, aparte de caminar, fue comprarnos un billete especial de transporte por un día.  En las taquillas donde venden los billetes de metro, están a disposición estos billetes especiales con los que se puede viajar en todos los transportes públicos de la ciudad dentro de esas 24 horas. Este billete es mucho más barato que la “Budapest card” que haciendo cuentas descubrí que es un autentico timo.
Los transportes públicos de la ciudad son viejos, incluido el metro y necesitan a gritos una renovación. La ciudad esta muy limpia.

Para organizarse la visita, la ciudad tiene dos zonas claramente separadas por el rio Danubio: la zona de Buda y la zona de Pest. Antiguamente estas dos zonas eran dos ciudades diferentes hasta que se unieron gracias al mítico puente de las cadenas y ahora son dos zonas separadas por el Danubio pertenecientes a una misma ciudad. Budapest es una ciudad preciosa pero lo malo que tiene la ciudad es que hay demasiadas masas de turistas vayas donde vayas.

Comenzamos nuestra visita por la zona de Pest y sin adentrarnos al centro neurálgico de la ciudad  nos encontramos con la plaza de los Héroes. Esta alegoría en cuestión consta del monumento al milenio y fue erigido en 1896 para conmemorar a Hungría como una patria independiente. La plaza es interesante y bonita y merece una visitilla.

Plaza de los héroes
Justo detrás de la plaza de los Héroes, está el parque de Varosliget, el parque más grande de toda la ciudad. Dentro de él se encuentran: un castillo, una capilla, dos museos, un lago, un balneario, un parque de atracciones y un zoo. En realidad parece más una ciudad recreativa que un parque.
El castillo de Vajdahunyad es el castillo que se encuentra dentro del parque y es un castillo de cuento rodeado de un pequeño bosque. Paseando por los alrededores parece que te encuentras totalmente fuera de la ciudad. El castillo es una especie de fortaleza con varios pabellones que recrean diferentes estilos arquitectónicos de los pueblos húngaros. En frente del castillo hay una iglesia de estilo románico. La arquitectura del castillo es la típica de los castillos medievales centroeuropeos.

Castillo de Vajdahunyad en Budapest

El balneario que está dentro del parque del castillo no son otros que los baños Szechenyi, un maravilloso edificio clásico muy parecido a un palacio construido a principios del siglo pasado. Alrededor tiene jardines con flores de colores que le sirve de de bonito paisaje clásico al edificio.

Balneario Szchenyi
Ya metiéndonos en el centro histórico de la ciudad llegamos a Beváros que así se denomina el casco histórico de la zona de Pest.
Esta parte de la ciudad es donde transcurre el día a día de los habitantes de Budapest y se caracteriza por ser una zona con callejas y avenidas repletas de cafés, restaurantes y tiendas, sin duda muy viva y comercial. En esta zona apenas quedan restos del Medievo, aunque si muchos lugares históricos que conforman los restos recientes de esta ciudad.

La plaza Petofiter es una de las más conocidas en la ciudad y donde se encuentra ubicada una iglesia ortodoxa griega de estilo barroco. Cerca de allí se encuentra la iglesia Belvarosi que tiene una conjunción de estilos y es templo más antiguo de toda la ciudad.
Vaci utca es la avenida peatonal más conocida del centro de Pest y su principal arteria comercial, alrededor de esta calle es interesante perderse por sus callejas para ver bonitos edificios e iglesitas. Entre una de esa calles también está el Ayuntamiento de la ciudad, edificio del del siglo XVIII y en la que su fachada destacan las columnas corintias y las puertas decoradas con bajo relieves.

Parlamento Budapest
Sin duda el edificio que más ansiábamos ver era el Parlamento y símbolo de Budapest, conocido mundialmente. El edificio también representa un símbolo de independencia nacional.  Fue construido entre 1884 y 1902 a demanda de los ciudadanos que solicitaban una sede de gobierno, ya después de la suntuosa caída del imperio Austro-Húngaro,  sus nacionales han reclamado desde siempre una unidad nacional fuerte. En la actualidad el edificio acoge en su interior a las principales instituciones húngaras y es uno de los lugares donde se recopila la historia más reciente del país. De estilo neogótico, la fachada principal está orientada al Danubio. Se pueden realizar visitas guiadas al interior pero hay que solicitar la reserva con mucha antelación. Es un edificio para verlo de cerca y disfrutar de todos los detalles de su arquitectura.

Parlamento de Budapest por la parte trasera
La catedral de Budapest también se encuentra paseando por esta parte de la ciudad, se llama basílica de San Esteban y me recordó un poco a la iglesia de San Carlos de Viena.  

En esta zona de la ciudad también hay un barrio judío en que destaca su Gran Sinagoga que presume de ser la más grande de Europa, aunque en la ciudad existen otras dos de menor importancia. Este barrio está considerado el centro del judaísmo ortodoxo de la ciudad ya que fue durante muchos años centro acogedor de judíos.

Uno de mis edificios preferidos de la ciudad es el Museo de Artes Aplicadas, situado muy cerca de nuestro hostel y caracterizado por tener una arquitectura neo gótica de colores muy llamativos. Entramos a visitar una exposición que se exhibía en el interior. 

Museo artes aplicadas

En uno de nuestros recorridos nocturnos paseamos por la avenida Andrassy utca, la avenida más elegante y señorial de toda la ciudad que está repleta de palacios y mansiones en las que destacan: el Teatro de la Opereta entre otros y la Opera nacional. 

Es ampliamente conocido que los húngaros culturalmente aparte de preocuparse mucho por su bienestar y salud, también son grandes amantes de las bellas artes en general y la capital es muy buen ejemplo de ello por los muchos edificios que albergan museos, y otros espacios reservados para la cultura en general. Paseando por sus calles se respira cultura y eso es algo que me encanta.

En nuestro paseo nocturno por la ciudad volvimos al lugar más romántico de la ciudad, aunque ya lo habíamos visitado de día, me refiero al rio Danubio. El famoso puente de las cadenas es el más antiguo y es el que simboliza la unión entre las dos antiguas ciudades Buda y Pest. Este puente fue una obra de ingeniería pionera original del 1849 y reedificado después de la ocupación Naci en 1949. 

Puente de las cadenas de noche
Ni que decir tiene que no es el único puente que une las dos partes de la ciudad, pero sí el más histórico y el más bonito.

A la parte de Buda se llega precisamente cruzando uno de esos puentes. Lo más significativo de esta zona es la colina del castillo que tiene 170 metros de altura y desde la que se domina toda la ciudad con vistas geniales Pest y al Parlamento.
Esta colina fue el primer núcleo urbano de la actual ciudad y en ella se conservan amplios vestigios medievales. La colina tiene dos partes: el Palacio Real y la ciudad antigua.
El Palacio Real es un edifico que llama la atención por su majestuosidad. Tiene dos hermosos patios interiores y por todos sus alrededores abundan los preciosos jardines con estatuas de antiguos reyes, fuentes y varias puertas monumentales. El palacio tiene un estilo medieval y gótico. También es bonito el paseo por los alrededores del palacio sobre todo la parte de los miradores al Danubio.

Palacio Real y ciudadela
En el barrio del castillo también hay otros palacios, el Teatro del Castillo y otras interesantes fachadas de edificios alternando con estilos renacentistas y góticos. En la plaza de la trinidad es donde se encuentra el centro neurálgico del barrio del castillo presidida por la iglesia de San Matías y en sus alrededores se sitúan algunas de las joyas monumentales de Budapest… y es que las maravillas por visitar de esta ciudad no tienen fin.
Hay buenas vistas desde cualquier mirador al Danubio desde Buda, pero los miradores más bonitos están donde se encuentra el famoso bastión de los pescadores (se llama así porque en la edad media aquí se encontraba ubicada una lonja), un conjunto de torres y pasadizos que constituyen el mejor mirador de la ciudad. A través de este mirador es donde se obtienen las mejores fotos del Parlamento, el Puente de las Cadenas y toda la zona de Pest. Estuvimos allí un buen rato haciendo fotos.

Vistas de Budapest desde el mirador de Buda
Las defensas del castillo asoman por la colina, todas están restauradas después de II Segunda Guerra Mundial. La  torre más llamativa es la torre circular del S. XV.
La colina del castillo es muy grande y como se aprecia en toda la zona de Buda, es una zona tranquila para contemplar. Merece la pena pasearse por su parte trasera y contemplar este barrio tan bonito, lleno de bonitos edificios, iglesias y monumentos


Torre del castillo de Buda

Al lado de la colina del castillo se encuentra el monte Gellert y es donde se ubica el famoso balneario de lleva su nombre. La antigua ciudadela  del mismo nombre, también se encuentra ubicada allí y consiste en una fortificación que fue levantada por la dinastía los Habsburgo.

Si hay algo que de verdad puedo recomendar es salir a visitar la ciudad de noche, cuando hay muchos menos turistas. La visita nocturna es mucho mejor que la diurna, la ciudad es preciosa y todos sus edificios están iluminados.
No éramos los únicos que hacíamos la ruta nocturna, había algunos turistas más que estaban haciendo lo mismo, pero eran muchísimos menos que por el día. Por la noche la zona del rio Danubio es espectacular y se convierte en una ciudad muy romántica.

Vista de la ciudad de noche

Un día allí nos llovió, pero tuvimos que seguir con nuestro itinerario de ver la ciudad. La última noche cogimos un tren y fuimos hasta Oradea, la frontera con Rumanía .


 FOTOS DE BUDAPEST

Comentarios