7 de julio de 2016

TBILISI, CAPITAL DE GEORGIA

Llegamos a  Tbilisi o Tiflis, la capital de Georgia en avión desde Estambul de madrugada. Íbamos a dedicar a esta ciudad un día a nuestra llegada a Georgia y él último día antes de la vuelta. Tbilisi es la capital de Georgia y el eje del país, una ciudad moderna en un país donde la diferencia entre la capital y el mundo rural se encuentra muy marcada.
 
Vista ciudad de Tbilisi

Tbilisi es una ciudad que sorprende, tiene gancho, pero posee los contrastes típicos de una república exsoviética: El centro lo mantienen muy cuidado (en especial el casco histórico) mientras que cuando callejeas un poco, enseguida aparecen
edificios abandonados sin restaurar y calles mal asfaltadas.

Nos alojamos en el barrio de Marjanishvili una de las zonas preferidas por los viajeros para alojarse, un barrio construido por edificios históricos y decorado con bonitas terrazas y cafés, un lugar muy animado e ideal para pasear. 


Barrio Marjanishvili en Tbilisi

En Tbilisi nos encontraríamos con una arquitectura de edificios muy modernos y algunos de ellos innovadores (rompedores del paisaje urbano). Veríamos este tipo de “edificios rompedores” del paisaje más autóctono por todo el país. Lo curioso de estos edificios (financiados por la Unión Europea, con sus debidos carteles informando de ello…) es que a tan solo unos metros de estas modernísimas estructuras nos encontramos con otros edificios medio derruidos o sin restaurar… Me pregunto el porqué gastarse tanto dinero en estas súper modernistas estructuras, en vez de gastarse menos dinero en ellas y restaurar también los edificios de los alrededores…

Edificio super moderno en Tbilisi

Tbilisi es una ciudad fundada a ambas orillas del curso del rio Mtkvari. El rio da mucha vidilla a la ciudad, donde en los barrios rebosa el comercio a los largo de sus calles durante la hora solar.

En el barrio de Avlabari, fue donde comenzamos nuestro recorrido en esta ciudad, este barrio es famoso en la historia porque aquí, sobre los acantilados del rio Mtkvari, fue donde se asentaron algunos de los antiguos conquistadores persas. 


Acantilados en Tbilisi

Este barrio se ve de paso si se visita la catedral, que asoma grande e imponente sobre una colina. El interés de esta catedral es más simbólico que histórico ya que se trata de una construcción muy nueva, comenzando su obra justo después de que el país consiguiese su independencia. Esta catedral pretendía ser uno de los símbolos de la recuperación del cristianismo ortodoxo en Georgia y lo han conseguido, ya que es colosal y una de las más altas de todo el país. 


Catedral ortodoxa de Tbilisi



Catedral de Tbilisi en su interior

Después bajamos al Parque Rike: un jardín muy amplio y con una gran vista del casco histórico de Tbilisi que conecta con el llamativo puente de la Paz. 

Aquí en este parque se encuentra el teatro moderno y sala de exposiciones, al cual denominábamos “la gran tubería”, y que mi hijo tenía muchas ganas de ver, (uno de los edificios rompedores del paisaje). Después, y desde el mismo parque cogeríamos el teleférico a la fortaleza Nariqala, algo que también mi pequeño estaba deseando.


Parque Rike y Teatro moderno Tbilisi
 
Puente de la paz en Tbilisi


Para poder contemplar bien la fortaleza Nariqala hay que subir o bajar caminando, ya que arriba sólo hay unos balcones para asomarse pero no se aprecia bien. Nosotros subimos en teleférico y bajamos caminando, así aprovechamos la bajada para introducirnos en el casco histórico de Tbilisi. Realmente la fortaleza consiste sólo en el muro que queda en pie y que se trata de los restos de una ciudadela construida inicialmente por los árabes en el siglo IV. Entre sus  funciones estaba la defensa del palacio de los reyes en la que hoy en día en su lugar hay una iglesia que está totalmente reconstruida.

Fortaleza Nariqala en Tbilisi

Justo a la llegada del teleférico a la fortaleza, a la derecha se encuentra el monumento a la madre Georgia. Se puede llegar a los pies de esta enorme dama y tocarla. Dicen que refleja el espirito georgiano, ya que en una mano sujeta una espada para los enemigos y un copa para los amigos…
 
Monumento a la madre georgia

Según bajamos desde la fortaleza por el casco histórico nos encontramos la mezquita, la única mezquita en Tbilisi, a la que nos dejan asomarnos a la sala de oración. También nos encontramos con los baños naturales de agua sulfúrica, un sitio muy importante en la capital, ya que se dice que tras su descubrimiento fue aquí donde se originó la ciudad (Tbilisi en georgiano antiguo significaría “aguas calientes”). 
Tbilisi es una de las ciudades donde se nos hizo más incómodo pasear con la sillita del niño, sobre todo en su casco histórico.


Mezquita de Tbilisi


El casco histórico de Tbilisi es encantador, se puede decir que está a la altura de cualquier otra ciudad europea occidental, muy cuidado y restaurado. En el casco histórico visitamos varias iglesias, pero la que más me gustó fue la iglesia armenia de san George, muy bonita con frescos del siglo XVIII. Aparte de la mezquita y varias iglesias cristianas, en el casco histórico también hay una sinagoga.


Ciudad vieja Tbilisi

Después de visitar el casco histórico fuimos a la Plaza de la Republica y la avenida Rustaveli: amplia avenida con edificios de gobierno elegantes e importantes  como el teatro antiguo y la opera entre otros. 
En esta misma avenida se encuentra la iglesia blanca (Kashveti), justo enfrente del mastodóntico edificio del parlamento. Cuando llegamos a visitarla se estaba celebrando una boda un tanto informal. Esta iglesia es bastante representativa ya que aquí se situó una de las primeras iglesias que fundó el monje Davit Gareja que introdujo el cristianismo desde Tierra Santa en Georgia en el siglo VI.

Plaza de la Libertad en Tbilisi


Vistas de Tbilisi desde el monte Mtatsminda

Como Tbilisi es una ciudad para admirar desde las alturas, decidimos terminar nuestra visita subiendo al monte Mtatsminda: un monte a unos 700 m metros de altura donde se sitúa un gran mirador y un parque de atracciones para las familias. Cuesta unos 3 euros subir y bajar en un tren cremallera, y aunque las vistas cubren toda la ciudad y mucho más, me gustaron más las que disfrutamos desde la fortaleza Nariqala. 
Volveríamos al hotel donde mi hijo haría la actividad correspondiente en su dossier de viaje por Georgia: una guia del viaje para niños para que aprenda a la vez que viaja.
Desde Tbilisi haríamos una excursión de un día a visitar los monasterios tallados en roca de Davit Gareja.

FOTOS DE TBILISI 

6 comentarios:

  1. Hola. No dices cuantos habitantes tiene la ciudad. Despista mucho por los contrastes de las zonas nuevas y los edificios antiguos. No sé si estando allí da sensación de que combinan perfectamente ó que chocan totalmente.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria, Tbilisi tiene algo más de un millon de habitantes. los edificios de los que hablas chocan mucho, como digo, gastarse menos dinero en hacer un edificio super modernisimo y restaurar lo que tienes al lado. Todo era financiación de la Unión Europea. saludos!!!

      Eliminar
  2. Una ciudad realmente bonita y desconocida...

    ResponderEliminar
  3. El puente de la Paz parece una montaña rusa...jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofia, montaña rusa es de lo mejor que se le puede llamar al puente, generalmente lo llaman "compresa con alas"..ji, ji...

      Eliminar