Ir al contenido principal

OSLO, VIAJE A LA CAPITAL NORDICA

Llegué a Oslo en avión desde Madrid con Ryanair y para llegar a esta capital nórdica, cogí el autobús al aeropuerto  que tardó en llegar como a una hora y media. Mi primera impresión del país fue que el paisaje era muy verde y sentí la sensación de frío, ya que llovía y hacia fresquito. 
La primera impresión que tuve de Oslo fue la de que la ciudad tenía un aire alemán y me impresionó también ver en los alrededores de las estaciones, a indigentes pidiendo limosna y es que el problema de las drogas ha crecido mucho en la ciudad en los últimos años.


Vista del puerto de Oslo

Otra de las cosas que impresiona mucho cuando llegas son los precios elevados de todo,  por pasar al baño en la estación de autobuses: un euro.
No es que Oslo destaque como capital nórdica, esto se debe a que en el pasado sus vecinas capitales nórdicas: Estocolmo y Copenhague era los antiguos reinos nórdicos que se llevaban toda la riqueza, mientras que dejaban a la ciudad de Oslo a un lado. Hoy en día la ciudad de Oslo sigue a la sombra de sus capitales vecinas nórdicas.

Comencé mi visita a la ciudad por el Ayuntamiento, también conocido como Rådhuset, la sede política y administrativa de Oslo. Este edificio emblema de la ciudad esta ubicado en Pipervika, en el centro neuralgico y resulta uno de los espacios más atractivos para los visitantes, aunque el edificio en sí no sobresalga por su elegancia, ya que fue construido en 1950 con fines puramente  administrativos. 
Desde el Ayuntamiento se inicia un bonito paseo hacia el puerto de la ciudad. Este puerto además de cumplir con sus funciones como tal, donde atracan los barcos de crucero, es plenamente turístico, con un largo paseo marítimo lleno de cafés y restaurantes, siendo una de las zonas más animadas de la ciudad.

Vista Ayuntamiento de Oslo

Vista del puerto de Oslo y fortaleza Akerhus

No lejos del puerto, ubicada en el Fiordo de Oslo, la Fortaleza de Akerhus es una obra maestra de la ingeniería militar medieval. Se trata de un complejo de edificaciones que data del 1300, cuando fue erigido para funcionar como castillo real.

Una de las mejores visitas que se puede hacer en la ciudad es la del Parque Vigeland, también conocido como Parque de las Esculturas. Este espacio fue creado por el artista Gustav Vigeland entre los años 1907 y 1942. Con cerca de 32 hectáreas, el parque contiene más de doscientas esculturas de bronce, granito y hierro forjado. 
El conjunto de estatuas esparcidas por el curioso parque, se encuentran dispuestas en cinco áreas comenzando por: la Puerta Principal, el Puente, la Fuente, el Monolito y la Rueda de la Vida.


Parque Vigeland en Osolo

Esculturas en Parque Vigeland en Oslo

Dentro de estos atractivos, se destaca el Monolito. Se trata de un bloque único de granito con 17 metros de altura y una escultura compuesta por más de un centenar de figuras humanas desnudas y entrelazadas. Asimismo, la obra conocida como Rabieta, o “el niño enojado”, es otra figura importante que en varias oportunidades se identifica como el símbolo de Oslo. 
Este parque es el mejor ejemplo de la unión entre arte y naturaleza.

Monolito en parque Vigeland Oslo

En pleno centro nos encontramos con Catedral del Salvador de Oslo. Es un templo barroco de planta de cruz latina construido de ladrillo. La catedral me pareció más bien modesta y pequeña. En el jardín tiene situado un cementerio donde están sepultados algunos miembros de familias acaudaladas.

Catedral de Oslo

Karl Johans Gate, es la calle principal de Oslo. El centro es peatonal y alrededor se encuentran las principales calles peatonales y de compras de la ciudad. Esta es la zona más animada de la ciudad. Por el casco histórico están otros edificios como la Catedral, el Parlamento, el Teatro Nacional o la Universidad.

Al final de la avenida principal de la ciudad, ésta
se abre para dar lugar el Palacio Real de Oslo. Construcción que se inició en el siglo XIX a instancia del rey Carlos Juan. Si bien en un primer momento se edificó con el propósito de ser la sede del rey de Noruega y de Suecia, en 1905 el rey Haakon VII se instaló de manera permanente junto a su familia. 


Avenida principal en Oslo con Palacio Real al fondo

Guardia Real en Palacio Real Oslo

Esta interesante estructura de estilo neoclásico cuenta con un gran número de habitaciones, amplios jardines, monumentos y estatuas que hacen honor a distintas personalidades noruegas. Asimismo, es posible contemplar el cambio de guardia todos los días. 

Palacio Real en Oslo Noruega

Uno de los sitios que me hacían mucha ilusión visitar, como amante del arte contemporáneo que soy, es el Museo Munch, un destacado espacio artístico de Oslo, donde se exponen exclusivamente obras de  Edvard Munch. El edificio del museo fue construido para albergar una gran cantidad de obras, por lo que en la actualidad cuenta con 1.100 pinturas, 4.500 dibujos y 18.000 copias. Este es un lugar importante para los amantes del arte contemporáneo. Impresionante ver el cuadro del grito, en la tienda del museo me compré una réplica en poster del cuadro.


Uno de los sitios también más originales de Oslo y que no se puede encontrar en muchos sitios es el museo de esquí de Oslo, también conocido como Holmenkollbakken. Los noruegos son famosos por ser muy buenos esquiadores y este museo alberga exposiciones sobre la historia nacional e internacional de este deporte. Allí mismo se encuentra ubicado dentro de un moderno trampolín de saltos de esquí, uno de los más atractivos del mundo por contar con 225 metros de rampa y 135 metros de altura.

Holmenkollbakken en Oslo

Holmenkollbakken en Oslo

Si bien este lugar fue especialmente preparado para los Juegos Olímpicos de Invierno de 1952, hoy en día es posible subir por la torre del salto de esquí, obteniendo desde el punto más alto una maravillosa vista sobre la ciudad.
Este museo se encuentra ubicado a las afueras de la ciudad y su torre de salto es visible desde varios puntos de la ciudad de Oslo.  Se permite subir hasta el punto alto de la pista donde se tiran los esquiadores, para subir hay unas escaleras que son peldaños de madera muy empinadas que dan un poco de miedo. 

Vista desde Hollmenkollbakken en Oslo

Desde arriba se ve la pista, (como era verano no había nieve, había hierba y al final estaba llena de agua, me imagino que por las lluvias), e impresiona mucho ver desde donde dan el salto los esquiadores. Desde arriba hay unas vistas muy buenas de toda la ciudad y la bahía de Oslo.
Desde Oslo iríamos un fin de semana de acampada y trekking en la Cadena montañosa de Besseggen. 

FOTOS DE OSLO

Sígueme en redes:
Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en por RSS

También te puede interesar:
Ruta low cost en Noruega por libre
Trekking en Besseggen-Jotunheimen en Noruega
Región de los fiordos: Flam, Myrdal, y Bergen en crucero

Comentarios

  1. Hermosa ciudad la cual disfrutas a plenitud me invade la nostalgia.Saludos una feliz estancia.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa ciudad la cual disfrutas a plenitud me invade la nostalgia.Saludos una feliz estancia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario