15 de enero de 2017

EMIRATO AL SHARJAH: LA GRAN MEZQUITA AL NOOR

En nuestro viaje en coche desde el emirato de Al Ain al emirato Ras Al Khaimah visitamos de paso el emirato de Al Sharjah. Uno de los principales motivos de nuestra parada aquí, era la de visitar la gran mezquita de la ciudad (Al Noor), de las únicas pocas en el país abierta a turistas.


Gran Mezquita Al Noor en Al Sharjah

Aparte de esta razón tampoco queríamos irnos del país sin visitar otros emiratos menos conocidos del país. El emirato de Al Sharjah con más de 600 mezquitas, tiene fama de ser uno de los emiratos más radicales del país en cuanto a normativa islámica, a nosotros nos encantó la ciudad, que para nuestra gran sorpresa tiene
poco de tradicional y mucho de moderna.

Llegamos justo antes de la hora de la oración y era viernes, teníamos pensado visitar la gran mezquita y comer allí, pero como era casi medio día e iba a comenzar la oración, decidimos visitar en primer lugar la ciudad vieja. 
En la ciudad vieja paseamos por el corniche,  pudimos ver un par de mezquitas preciosas y restos de la antigua muralla, así como otros restos antiguos que se encuentran en restauración. En Sharjah también se encuentra uno de los museos más importantes del país: el museo de la civilización islámica. El zoco principal estaba muerto porque era viernes y todo estaba cerrado.

Mezquita en Al Sharjah
Corniche y museo en emirato Al Sharjah

Después nos fuimos a visitar la gran mezquita y a disfrutar del skyline de la ciudad desde el parque del corniche, pensando… (Ingenuos de nosotros) en poder comer por ahí…pero Sharjah es una de esas ciudades donde todo se paraliza los viernes (día santo para los musulmanes).  
En definitiva teníamos un hambre atroz y todo estaba cerrado, e incluso los supermercados, así que nos sentamos en el parque del corniche y disfrutando de las vistas de la ciudad, sacamos algunos sándwiches y galletas que teníamos en la mochila y pudimos improvisar un pequeño picnic para saciar nuestra hambre. 
Antes del viaje había leído que Sharjah es uno de los emiratos más conservadores del país, y por supuesto dada esta experiencia doy fe de ello.

El skyline de Sharjah es impresionante, me llama la atención la construcción masiva en tan poco espacio donde los rascacielos casi se rozan entre sí. Como curioso la fuente-chorro de agua que sale del medio del lago de Sharjah imitando al que hay en la ciudad de Ginebra en Suiza, pero evidentemente su altura no alcanza al europeo.

Emirato de Al Sharjah

Después y cuando ya pasó la oración, el parque del corniche se llenó de familias enteras compartiendo comidas y nosotros aprovechamos y nos fuimos a visitar la gran mezquita Al Noor. Yo iba toda contenta pensando poder entrar en el interior, pero cuando llegamos a la puerta el guardia me para y me señala la entrada de mujeres…que se reduce a una habitación pequeña… mientras que mi marido y mi hijo entran en la mezquita por la puerta grande.
Me quedé muy decepcionada de no poder entrar en la sala principal de la mezquita… el guardia me lo debió de notar en la cara y me explica que hay un día a la semana en la que se hacen visitas guiadas y ahí sí que las mujeres pueden entrar en la sala principal… le explico que solo estamos hoy allí…pero no hay clemencia….lamentablemente me tengo que conformar con ver las fotos que saca mi marido en el interior. 


Interior Gran mezquita Al Noor en Al Sharjah


Este es uno de los momentos donde me alegro de nuevo de tener un hijo varón, ya que es más fácil para viajar a estos países. En el interior de la mezquita mi niño inocente se arrodilla imitando el rezo musulmán y mi marido tiene que cortarle su ingenua espontaneidad por miedo a ofender a alguien…

Cuando llegamos al hotel, mi hijo haría su actividad correspondiente en el dossier de viaje por Emiratos y Omán, para que mientras viaja, aprenda. 

Desde el emirato de Sharjah viajamos en coche al emirato de Ras Al Khaimah, la puerta para llegar a los fiordos de Omán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario