Ir al contenido principal

MARSELLA EN TRES DIAS

FECHAS DE VIAJE: Junio 2012.
COMO LLEGÉ: En avión desde Madrid a Marsella con Ryanair. 
CON QUIEN VIAJÉ: Con mi marido y mi bebé (15 meses).
METEOROLOGIA: Mucho calor y humedad. Entre 20 y 35º. Calor muy húmedo mediterráneo.
SITIOS VISITADOS: Marsella
Alojamiento en Marsella:
En Hotel Mondgrand: 67  euros la habitación doble. Recomendable, en el centro, cerca del puerto. También en el hotel Duc, 45 euros la habitación doble, cerca de la estación central, también cerca del puerto. Está algo viejo pero limpio. Más recomendable el primero que es segundo.


Iglesia en Marsella
Llegamos a la ciudad desde el aeropuerto en autobús sin muchas complicaciones. Volamos desde Madrid a Marsella para utilizarla como trampolín a nuestro viaje a Croacia y Eslovenia, y pasaríamos en ella dos noches a la ida y una noche a la vuelta.

Las expectativas sobre la ciudad antes de llegar eran muy altas, mi marido ya había estado allí anteriormente y me había hablado muy bien de ella, aunque la realidad fue bastante decepcionante.
El primer inconveniente de la ciudad era que estaba entera levantada por las obras, no se podía llegar claramente a los sitios porque las calles estaban cortadas y no podíamos movernos con facilidad por la ciudad y menos con un carrito de niño. A consecuencia de esto también ocasiona mucho tráfico, atascos y mucha contaminación.

Calles de Marsella
El segundo y más importante de los problemas es la suciedad. La ciudad está sucísima: no hay conciencia ciudadana para mantenerla limpia (la gente lo tira todo al suelo), y existe un servicio de limpieza deficitario. La suciedad se acumula en todos los rincones y es muy incomodo, ya que mi hijo, sólo quería tirarse al suelo a recoger mierdecillas...(Seguro que a él le ha encantado la ciudad).

La ciudad tiene un aire muy mediterráneo y me recordó un poco a Lisboa por los edificios, balcones y persianas. La mayoría de edificios están restaurados pero también hay edificios viejos en vías de restauración

Lo principal de esta segunda ciudad en Francia es el puerto viejo. El puerto viejo fue clave durante siglos en el comercio y las comunicaciones en el Mediterráneo y hoy en día sigue siendo el corazón de Marsella.

El Puerto Viejo de Marsella
Por los alrededores de él es por donde más nos movimos. Visitamos la iglesia de Saint Ferreol y el Ayuntamiento de Marsella pero estaban todos tapados por las obras. Pudimos ver por lo menos la fachada del Teatro Nacional que también esta por allí

El puerto forma una profunda ensenada en forma de U protegida en ambos extremos por dos fortalezas: el Castillo de Saint James y el Fuerte Saint Nicolás, que estaban también ambos tapados y no se podían ver o llegar hasta ellos. En el puerto de la ciudad sólo atracan pequeños barcos de pesca y embarcaciones de recreo.

Desde el puerto, hay unas magnificas vistas de la Notre Dame de la Garde o más comúnmente conocida como la Bonne Mère (Buena madre), la basílica más importante de Marsella de estilo romano bizantino. 


La Basilica Notre Dame de la Garde
En la ciudad visitamos un palacio enorme y bonito, el palacio Longchamp, pero estaba todo tapado por obras y no se podía entrar. Este palacio está rodeado de unos inmensos jardines y parques, a los que queríamos llegar con la idea de que Luca jugase, pero como estaba todo cerrado por obras, nos tuvimos que conformar con que Luca jugase en una trocito de verde de sus laderas donde estaban jugando otros niños que habían salido de la escuela, allí estaban todos hacinados.

Aparte de ese parque, no existen otras zonas verdes en la ciudad, ni siquiera hay bancos para sentarse en la calle, tan sólo pudimos aprovechar alguna placita de cemento que había por allí para que Luca corriese un poco.

La catedral de Marsella la vimos de lejos porque no encontramos la manera de llegar hasta ella. Lo intentamos en varias ocasiones, pero terminábamos encontrándonos con carreteras sin vía peatonal en las que teníamos que caminar por la carretera y era un suicidio pasar con el carrito de Luca porque los coches pasaban a gran velocidad. Tampoco había carteles de indicaciones de como llegar en ningún lado.
Entiendo que la ciudad esté en obras, pero al menos se podían haber preocupado de poner unos carteles indicativos de cómo se llegaba hasta la catedral, ya que los otros edificios de interés estaban todos tapados.

Marsella es una ciudad multicultural y se nota sobre todo en la herencia de inmigración Magrebí recibida durante años. Descendientes de magrebíes regentan sus hoteles, restaurantes, negocios de comida y ropa. Hay calles por las que paseas y parece que estas paseando por cualquier ciudad del norte de África, eso realmante me gustó mucho de la ciudad.

Parece ser que durante nuestra visita la ciudad estaba en vías de una gran transformación a mejor y no será hasta entonces cuando la ciudad ofrezca un mejor aspecto. No eran ni la ciudad para visitar ni el momento adecuado para visitarla, ya que la mayoría de los edificios estaban tapados por las obras y había monumentos inaccesibles.

Luca también se lo pasó muy bien tirando piedrecitas en agua del puerto, sus padres buscando piedrecitas por todos los rincones del puerto de Marsella y achicharrándose al sol, porque al puerto de Marsella no le llega a dar sombra en todo el día.

Los días que estuve en Marsella estuve muy incómoda porque no podía bajar a Luca del cochecito por la suciedad y porque no hay parques ni zonas verdes donde el niño pudiese jugar.

Coste del viaje Marsella:
Billetes de avión: Madrid-Marsella vuelo directo con Ryanair 40 euros el billete ida y vuelta.

Coste total del viaje: Marsella + Croacia + Eslovenia 15 días dos adultos y un bebe todo incluido: 1600 euros.

Desde Marsella tomaríamos un vuelo para viajar a Croacia.

También te puede interesar:
Toulouse y Carcassonne en un fin de semana
Escapada Fin de semana a Niza
Mónaco: Montecarlo desde Niza
Paris Eurodisney 4 dias por libre
París en un fin de semana
Mónaco y Niza en fin de semana low cost

Comentarios