Ir al contenido principal

CIUDAD VIEJA DE YAZD EN IRÁN

Llegamos a Yazd, ciudad del desierto en Irán, en taxi privado desde Kerman con varias paradas en el camino. Dedicamos un día entero para visitar esta ciudad y medio día para ir al desierto de dunas de Yazd que se encuentra a las afueras de la ciudad, a tan solo unos 20 kms del centro. Las atracciones principales que ver en la ciudad de Yazd se encuentran  próximas entre sí y se pueden visitar caminando, menos para llegar al templo de fuego zoroastriano que cogimos un taxi.


Mezquita en ciudad vieja de Yazd

La ciudad vieja de Yazd es una ciudad construida de barro, tanto sus edificios como estructura responden a una ciudad persa tradicional. Teniendo su origen bajo el imperio Medo (sobre el siglo VII ac), y dada su antigüedad se le clasifica como de las ciudades más antiguas del mundo. Pasear por esta ciudad vieja de adobe te lleva a retroceder en el tiempo por sus callejuelas y estrechos pasadizos que parecen conducir a lugares secretos, y nos hace sentir inmersos en el escenario de las mil y una noches. De hecho, a mi hijo de 6 años y a mi, la ciudad vieja de Yazd, nos recuerda a la
ciudad de Agrabah, ciudad ficticia de Medio Oriente creada por Disney donde transcurre el cuento de Aladino, concretamente en el bazar de Agrabah tiene lugar una persecución policial contra Aladino por robar en uno de los puestos y es esta escena la que nos imaginamos mientras caminamos por la ciudad.

Callejuela en ciudad vieja de Yazd

Entre los edificios más notables dentro de esta ciudad vieja se encuentra la mezquita Masjed e Jameh del siglo XII. Con una portada de las estrechitas, luce una decoración exquisita de mosaicos con diferentes tonalidades dependiendo de la luz del día que se proyecte sobre ella. Otras construcciones notables de esta ciudad de barro son las tumbas de los 12 imanes y la prisión de Alexander, que junto con otros mausoleos con espectaculares cúpulas, forman el encantador paisaje de tejados de Yazd donde predominan dos colores: el marrón del barro y el azul de sus minaretes y cúpulas que sobresalen al cielo.


Mezquita Masjed e Jamed
Tejados de Yazd Iran: marron y azul

También sobresalen sus torres del viento (arquitectura típica de las ciudades del desierto iraníes) construidas como torres de refrigeración, para captar cualquier entrada de aire a través de sus ranuras y refrigerar los espacios cerrados. 
La antigua ciudad de Yazd estaba completamente  amurallada, y actualmente se encuentra tan bien conservada gracias a su clima seco. (rodeada de desiertos). 
Los alojamientos en el interior de la ciudad vieja suelen ser hoteles restaurados con mucho encanto y que mantienen la estructura original iraní. 

Torres del viento en Yazd Iran

Fuera del casco histórico y si seguimos caminando a través de sus bazares, llegamos al complejo Amir Chakhmaq, del siglo XV, una hermosa mezquita (junto con otros usos) con una impresionante portada de hasta tres alturas, decorada con arcos islámicos que cierra en forma de u una plaza enorme peatonal simulando acueductos a los lados con una simple función decorativa. Un lugar impresionante que te invita a sentarte en uno de los bancos de esta espectacular plaza y admirar una de las estructuras religiosas más grandes de Irán.

Plaza complejo Amir  Chakhmaq en Yazd Iran
complejo Amir  Chakhmaq en Yazd Iran

Desde allí mismo un taxi nos llevó por un euro al templo de fuego: Ateshkadeh, un complejo zoroastriano, que en realidad no es un templo, es un museo homenaje a esta religión originaria de la antigua Persia. No es que el templo Ateshkadeh sea un sitio espectacular, solo interesante para conocer más de la religión zoroastriana.  
En este museo viene explicada toda la doctrina zoroastriana, ya que la ciudad de Yazd fue zoco de esta religión zoroastra desde época sasánida (siglo III). Su profeta, Zarathustra (Ahura Mazda), a través de sus enseñanzas, sería el pionero en propagar la primera religión monoteísta del mundo.


Templo de fuego zoroastriano Yazd Iran

Desde mi punto de vista el zoroastrismo es una religión complicada de entender; su doctrina se basa en la igualdad, lealtad, ecologismo y combinan fuerzas como energía, espíritu, conciencia… podríamos definir al zoroastrismo como una mezcla entre el judaísmo y las religiones orientales. El fuego tiene un sentido muy importante para ellos, como la llama ardiente de este templo de Ateshkadeh donde aseguran que pervive flameando desde el año 470.
Mientras que el zoroastrismo fue la religión original del mundo persa antiguo, hasta la llegada del islam, hoy en día en Irán existe un porcentaje muy pequeño de fieles zoroastras (menos el 0,5%). Aún así, estas bases culturales siguen estando presente en la actual cultura iraní sobre todo en su máxima celebración anual del año nuevo iraní (el 21 de marzo), celebración de origen zoroastriano. Así también perdura su emblema o “logo persa”: el Faravahar, una figura humana entre alas (medio ave medio humano),  imagen de origen zoroastriano que está presente en todo lo relacionado con lo persa.

Emblema persa en templo de fuego Yazd

Al final de la jornada, como siempre, mi hijo haría su dossier de viaje a Irán, para que mientras viaja, aprende. 
Desde Yazd alquilamos un taxi y dedicamos una tarde para visitar el desierto de dunas Yazd.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. El estilo es de las típicas ciudades árabes antiguas. Gracias y saludos!

      Eliminar
  2. Hola ¿Cuantos dias recomiendas estar aqui en esta ciudad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miri, con un dia tienes para verla y si tienes más tiempo puedes aprovecharlo en los alrededores, nosotros fuimos al desierto. Saludos!!

      Eliminar

Publicar un comentario