Ir al contenido principal

FEZ, MARRUECOS EN NAVIDADES

FECHAS DE VIAJE: Diciembre de 2009.
COMO LLEGUÉ: En avión desde Madrid con Ryanair. 27 euros el billete de avión ida y vuelta.
CON QUIEN VIAJÉ: Con mi marido.
METEOROLOGIA: Buena, sol por el día y por la noche frio, pero no extremo, entre 10 y 20º.
SITIOS VISITADOS: Fin de semana en Fez.
EN QUE SITIOS ME HE QUEDADO:
En Fez en la pensión Sekaya, en plena medina de la ciudad. Solo es posible encontrarla en taxi, muy recomendable.

Vista ciudad vieja Fez

Llegamos a Fez en avión desde Madrid con Ryanair. En el aeropuerto cogimos un taxi hasta nuestro hotel, el mismo hotel nos había enviado a un taxista que fue a buscarnos previo pago pactado. Cuando fuimos estaba próxima la Navidad y enseguida comenzamos a ver algo de decoración navideña por calles y carreteras.

Fez es una de las cuatro ciudades llamadas “imperiales” de Marruecos junto a Marrakech, Mequinez y Rabat. Y es una ciudad ideal para visitarla un fin de semana.
La ciudad se divide en tres zonas: Fez el-Bali, la zona antigua, dentro de las murallas (la medina Vieja), Fès el-Jdid, la zona nueva, donde se encuentra la Mellah, el barrio judío, y la Ville Nouvelle (Villa Nueva), la zona francesa en el noroeste de la ciudad. 

La medina vieja de Fez es una laberinto interminable de callejas estrechas que suben y bajan. Nos pasamos todo el fin de semana pateándola de arriba a abajo, andamos muchísimo y sobre todo hay que tener en cuenta que mientras se camina por la ciudad vieja hay que ir muy atento de no perderse nada, ya que en algún rinconcillo que te dejes sin mirar puede haber un pequeño palacio.

Fuentecilla en la medina vieja de Fez

Como la orientación es tan difícil en este puñetero laberinto de ciudad, el Ayuntamiento fijó unos itinerarios para turistas señalados por diferentes colores que se pueden seguir, nosotros los seguimos todos ellos, los diferentes itinerarios son estos: mezquitas y palacios, oficios, barrio judío, parques y jardines. Esta fórmula guiada para ver la ciudad la verdad es que es muy efectiva, ya que un turista puede pasarse días y días por la ciudad y no llegar a verlo todo porque desconoce.
Lo malo de esas rutas turísticas fijadas con carteles es que de vez en cuando los cartelitos de la ruta estaban un poco escondidos y no los veíamos, nos perdíamos. Eso era un error fatal, ya que perdíamos toda la ruta y teníamos que volver a ubicarnos buscando al dichoso cartelito, pero vamos perderse en esta medina es lo más normal del mundo.

Calleja laberintica en Fez

La medina vieja se encuentra rodeada de murallas las cuales tienen sus propias puertas de entrada a la laberíntica ciudad.
La Puerta Bab Bou Jeloud es el acceso principal a ella. Nos costó un monton encantrarla, se trata de una preciosa puerta monumental, construida en 1913 y también se la conoce comúnmente como "La Puerta Azul".  Los alrededores de esta puerta son un hervidero de animación diurna y nocturna.


Puerta azul en Fez

Los zocos de la ciudad se encuentran extendidos a los largo de las callejas de la ciudad vieja y están llenos de comerciantes que no agobian mucho. Por la ciudad vieja no pasan coches y los comercios se abastecen de mercancía en burro o moto. A mí los burritos me daban mucha pena porque en ocasiones les cargan demasiado. Sobran los guías y los oportunistas que quieran sacar algo al turista, pero son mínimos.

Zoco de Fez

Una de las joyitas que aparecen en la ruta de los palacios y mezquitas es la mezquita Al Karaouine, uno de los mayores complejos arquitectónicos de Fez. Fue construida en el año 859 y es conocida por albergar la universidad más antigua del mundo que compone uno de los más importantes centros de aprendizaje islámico. 
Como no está permitida la entrada a los no musulmanes, los turistas pueden entrar a su patio de entrada y verla desde el escenario que brinda la puerta. Como tiene una decoración tan bonita, mejor es eso que nada.

Patio de la mezquita Al karaouine

Con el exterior también nos quedamos del Palacio Real de Fez, construido en el siglo XIV,  y uno de los más grandes y antiguos de Marruecos. Por el exterior contemplamos varias de sus preciosas puertas enmarcadas por miles de pequeños azulejos de cerámica.
Cercano al Palacio Real se encuentra el barrio judío. Este barrio es completamente diferente a lo que llevábamos visto hasta ahora en Fez y muy diferente a cualquier estilo musulmán.

Portada del Palacio Real de Fez

Barrio judio de Fez

En la ciudad se llevan a cabo todavía oficios antiguos y los trabajadores de agrupan por gremios. Es una delicia y una vuelta al pasado ir paseando e ir observando como se desarrollan estos oficios antiguos, de hecho una de las rutas a seguir en la ciudad es la de los oficios. 
Uno de los sitios con mas encanto de la ciudad es la Plaza Seffarine es una pequeña plaza situada en el corazón de la medina vieja de Fez, entre el gremio de los tintoreros y el de los curtidores, en la que aún se conserva uno de los oficios más antiguos de Fez: el de los artesanos caldereros. En esta placita también pudimos disfrutar de los impresionantes exteriores de la Biblioteca Karaouine y la Madraza Seffarine.

Puerta de Palacio en la plaza Serafine

En los alrededores de la plaza, aparte de caldereros, también se pueden observar otros talleres artesanales como madera o vidrio entre otros.

Dentro de los gremios de oficios antiguos se encuentra el oficio de curtidor. Las curtidurías componen uno de los panoramas más pintorescos a la par que malolientes de la ciudad de Fez. Nosotros entramos a una tienda de artículos de cuero y desde allí a través de una terraza se puede observar como las fosas repletas de tintes naturales componen un colorido paisaje mientras se trabaja en la producción y coloración del cuero.

Las curtidorias de Fez

Fez es famosa por sus Medersas, que son las antiguas escuela coránicas. La más importantes es la Medersa Attarine construida entre los años 1323 y 1325 bajo las órdenes del sultán Abu Said, fue una de las principales escuelas de la religión coránica en las que los estudiantes podían residir. 
La medersa se extiende en torno a un patio abierto en cuyo centro se alza una imponente fuente de mármol. 
Es una delicia pararse a observar las paredes de la Medersa  decoradas con preciosos mosaicos sobre los que se encuentran inscritas algunas frases del Corán a modo de decoración.
Pario de la Medersa Attarine
Patio medersa Attarine

murallas en Plaza de Floklorique et Loisirs Boujloud

Aparte de estos puntos importantes que he querido resaltar de mi visita a la ciudad, Fez no tiene fin y se encuentran muchas cosas más para ver entre sus callejas, entre ellas muchas mezquitas y algunos jardines. Merece la pena también salir de la medina vieja y observar la vida al otro lado de la muralla. 

Coste aproximado del viaje por persona un fin de semana: 100 euros.
 

Comentarios

  1. Me gustó mucho mas Fez que Marrakech, perderse en Fez es un placer 😉

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar, Sergio. Pues si, en realidad tienes razon, perderse en Fez puede ser un placer. De elegir entre las dos ciudades (Marrakesh o Fez) yo tambien me quedo con Fez. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Apetece mucho Marruecos. Yo he estado con mi marido en Tánger pero tengo ganas de repetir y conocer más ciudades con Cuatroabordo. Disfrutad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues precisamente yo voy a Tanger y alrededores próximamente!, lo bueno es que como es un destino tan cercano, da gusto repetir y repetir. Gracias y saludos.

      Eliminar

  4. Hola os doy unos consejos para hacer desde Fez: se puede hacer excursión a Chefchouen en bus y pasar allí una noche. También esta Meknes o Volubilis, aunque esta última a mi no me gustó demasiado. Alojamientos en Fez, hay a patadas y todos a cual más atractivos. Yo estuve alojada en un hotel en un palacio restaurado, muy económico. El clima en cualquier epoca del año es bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miri, muchas gracias por tu recomendación, un cordial saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario