Ir al contenido principal

BOLONIA Y SUS DOS TORRES MEDIEVALES

Llegamos a Bolonia, ciudad italiana famosa por sus torres medievales, en avión con la compañia Ryanair en vuelo directo desde Madrid. No nos costó mucho encontrar el bed and breakfast, ya que está ubicado enfrente de la estación central a la que se llega cómodamente desde el aeropuerto desde un autobús en unos veinte minutos. Elegí ese alojamiento (al lado de la estación central) para las dos excursiones de un día en tren que íbamos a hacer desde allí a Florencia y Venecia.


Torres medievales en Bolonia

La visita a la ciudad de Bolonia se puede hacer en un día, pero nosotros la dividimos en dos ya que teníamos tiempo y con un niño pequeño la visita es más lenta. La antigua ciudad de Bolonia estaba amurallada y actualmente quedan restos de la muralla y de algunas de sus puertas.

Lo bueno que tiene la ciudad es que no está plagada de turistas y el centro es muy tranquilo. El domingo cortan la circulación de las calles principales y el centro de la ciudad se convierte en una animadísima zona llena de artistas como cantantes callejeros, donde nos entretuvimos mucho con mi hijo.


Plaza principal en Bolonia

Plaza principal en Bolonia

Las plazas principales de la ciudad son la plaza mayor y la plaza de Neptuno que están una continua a la otra en forma de L. En estas dos plazas están ubicadas, (aparte de la mítica estatua y fuente de Neptuno), varios palacios medievales y la iglesia de San Petronio de estilo gótico (solo en parte). La visita a la iglesia por dentro es interesante ya que tiene un par de frescos de bastante importancia. Curiosamente la catedral de San Giovanni no se encuentra allí en ninguna de las plazas principales, sino en la vía de la independencia, la calle principal de la ciudad no lejos de allí.


Casco histórico en Bolonia

Desde mi punto de vista, ni la Catedral, ni la iglesia de San Petronio son las que llaman la atención en Bolonia, sino sus dos torres medievales, una mucho más alta que la otra que se alzan a los pies del casco histórico.

Estas dos torres simbolizan el apogeo de la ciudad de Bolonia en la edad media y según cuenta la historia en aquella época podría haber habido hasta unas 170 torres tan altas como la que se conserva hoy en día. Es por eso que Bolonia en esa época era considerada como una pequeña Manhattan del medievo europeo. Ahora sólo quedan dos torres en recuerdo del aquel grandioso apogeo.


Torres medievales en Bolonia

La torre más alta se llama Degli Asinelli y mide 98 metros de alto, como es tan delgada desde abajo parece que se va a caer. A esta torre suben los estudiantes cuando se gradúan, dice la leyenda que si un estudiante la sube sin antes haberse graduado, que no lo acabara haciendo. La torre más baja de llama Garisenda y ambas torres están un poquito inclinadas.
Mi marido subió a la torre más alta, se sube por unas escaleras oscuras no aptas para personas con miedo a las alturas. Desde arriba hay muy buenas vistas de toda la ciudad. Justo por detrás de donde están las dos torres hay un mercadillo de antigüedades donde se vende un poco de todo y donde me estuve paseando con el niño mientras mi marido subía a la torre mayor.


Vista de Bolonia desde las torres medievales

Bolonia es conocida por albergar la universidad más antigua de Europa, e incluso más antigua que Salamanca y Oxford. La universidad se creó cuando Bolonia era una ciudad estado en plena época de apogeo. De esta antigüedad de su universidad viene el nombre de la reforma universitaria llamada “El plan Bolonia”. 

Aunque su Universidad tiene mucha historia, el barrio universitario me llamó más la atención por lo sucio y abandonado que estaba que por su histórica universidad. Los edificios por fuera no están restaurados, aunque sí que parece que lo están las aulas por dentro. El edificio central de la universidad no me pareció para nada bonito. 


Barrio universitario en Bolonia