Ir al contenido principal

AGRIGENTO: VALLE DE LOS TEMPLOS, SICILIA

Llegamos a la ciudad de Agrigento en coche desde Siracusa. A la antigua ciudad de Agrigento se le conoce como el valle de los templos de Sicilia y es uno de los conjuntos arqueológicos más importantes de la isla. Esta ciudad vieja se encuentra a pocos kilómetros de la nueva Agrigento, donde nos alojamos y se llega a ella en pocos minutos en coche.


Agrigento valle Templos en Sicilia

La señalización de la entrada al valle de los templos es un poco escasa y dimos varias vueltas con el coche antes de encontrarla. Íbamos a dedicarle gran parte de la jornada a la visita de esta ciudad sagrada, pero ese día llovía y tuvimos que esperar dentro del coche a la entrada un buen rato hasta que dejase de llover. Visitar el recinto lloviendo no era una buena idea, ya que se encuentra al cien por cien al descubierto. Al final tuvimos suerte, ya que justo paró de caer agua por un par de horas, suficiente para visitar el recinto.
Es mejor dejar el cochecito del niño a la entrada, ya que el recinto no está del todo adaptado para ruedas.
El valle de los templos en la antigua Agrigento fue fundada por los antiguos griegos entre los siglos VI y V ac en la parte sur de la misma ciudad que llevaba su nombre. Sicilia fue una de las colonias más importantes de la magna Grecia, y el valle de los tempos es la huella más significativa de ello. La antigua ciudad de Agrigento fue una ciudad de gran riqueza que llegó a tener hasta 200.000 habitantes y obtuvo su mayor esplendor durante el siglo III hasta su decadencia, el final con la llegada del imperio bizantino.

Vista valle de los templos en Agrigento

El valle de los templos se emplazada sobre una meseta con vistas al mar donde se sitúan los siete templos monumentales de inconfundible estilo dórico, de los cuales hoy en día apenas cuatro de ellos se conservan en buen estado.
El Valle de los templos era considerado la zona sagrada de la ciudad, a la que los griegos denominaban “temenos” y para la cual había que purificarse antes de acceder a ella.
El estado de conservación de los templos de esta antigua ciudad sagrada, varía de uno a otro dados los terremotos y saqueos sufridos a lo largo de su historia. Cada uno de ellos estaba dedicado al dios que lleva su nombre.

Templo de la Concordia en Agrigento Sicilia

El Templo de la concordia: es el mejor conservado y considerado una de las maravillas de la magna Grecia. Enfrente de él yace clavada, como si hubiese estrellado del mismo cielo, una escultura del personaje mitológico Ícaro, situada ahí mucho después con un objetivo decorativo. Esta estatua de Ícaro me sirvió de inspiración ya que mientras visitábamos los templos le iba contando al niño historias mitológicas de griegos y romanos para que se entretuviese.

El Templo de Hera: conserva gran parte de su columnata por sus cuatro costados.
El Templo de Heracles: conserva en pie una fila de imponentes columnas y se considera el templo más antiguo de esta ciudad sagrada.
El Templo Dioscuros: queda en pie un esquinazo de columnas y capitales.
Templo de Zeus olímpico: en realidad un amasijo de piedras gigantes, aunque era considerado el más grande de este complejo sagrado y poseía estatuas colosales de aspecto humano (telamones) que yacen entre el amasijo de piedras.
Del  resto de los templos (los otros tres restantes) apenas permanecen las bases y alguna piedra.


Templo Dioscuros Agrigento Sicilia

Templo Heracles Agrigento Sicilia

Restos de Templos en Agrigento Sicilia

Aparte de los restos de estos siete templos, en este valle sagrado también nos encontramos otros monumentos como pequeños santuarios y altares. También hay una necrópolis y el barrio helenístico romano. La ciudad aparte tenía una Acrópolis donde se situaban otros dos templos más, hoy en día sin restos.

Al final del día mi hijo haría las fichas del miniguía que le había preparado para el viaje a Sicilia, para que aprenda a la vez que se divierte.
Para ver todos las miniguías de viaje con niños por el mundo pincha aquí.

Al día siguiente viajaríamos en coche hasta la localidad de Monreale, donde visitaríamos su maravillosa catedral, considerada de las más notables de toda Italia.