Ir al contenido principal

FLORENCIA, ESPLENDOR DEL RENACIMIENTO

Llevaba mucho tiempo queriendo visitar esta famosa ciudad esplendorosa en la época del Renacimiento por dos razones: La primera de ellas es  por supuesto por las joyas renacentistas que exhibe y la segunda razón es porque tengo allí una amiga italiana con la que coincidí cuando trabaje en Estados Unidos y tenía muchas ganas de verla, ya que habían pasado  nueve años desde la última vez que nos vimos.

Cúpula catedral de Florencia

Llegamos a Florencia en tren desde Bolonia, el viaje sólo duró cuarenta minutos gracias al tren de alta velocidad. El trayecto en tren se hace casi en plena oscuridad, ya que todo son túneles. En la estación nos estaba esperando mi amiga italiana y su pareja con los que pasamos el resto del día y nos enseñaron la ciudad. La estación de tren de Santa María de la Novela está muy cerca del casco histórico y allí mismo a la salida comienza nuestra visita a la iglesia que lleva el mismo nombre de la estación.

Iglesia Santa Maria de la Novela en Florencia

Como íbamos a estar sólo un día en la ciudad, elegimos el itinerario más famoso y también claro, el más concurrido por las masas de turistas que visitan la ciudad. La ciudad de Florencia es muy manejable, todo está muy cerca y no hay que andar grandes distancias.

Mi visita más deseada era sin duda a la catedral de Santa María di Fiori, es lo más conocido en la ciudad (también llamado Duomo o catedral). Cuantas veces habré estudiado en arte la cúpula del Duomo realizada por el arquitecto Brunelleschi!!!

La catedral está construida de mármol de varios colores: verde, rojizo y blanco, que se trajeron de otras partes de Italia para su construcción. Observar los detalles de esta mítica catedral puede llevar horas.

Catedral Duomo en Florencia

Enfrente del Duomo se encuentra lo que llaman el baptisterio que es otra parte de la Catedral. Me llamó la atención lo grande que es, ya que había visto otros de tamaño más pequeño. 

Después seguimos la visita al famoso Ponte Vecchio que cruza el rio Arno. Este puente es famoso ser un puente medieval techado con soportales y que albergaba lujosas joyerías en la edad media. 

Para mi gusto lo bonito no es cruzar por el mismo puente, sino ir a los otros puentes paralelos y poder admirar el ponte Vecchio de frente. A mi niño le encantó pasear por allí porque había agua y tiraba piedrecitas aunque no viese donde llegaban porque la barandilla era alta. El puente y los alrededores estaban llenísimos de turistas y había que esperar turno para hacer fotos.
Ponte Vecchio en Florencia


Visitamos la plaza de la Signora, la plaza más importante de la ciudad y es donde se encuentra la típica fuente de Neptuno y en uno de los soportales de sus palacios góticos, hay una colección de estatuas renacentistas. En la misma plaza también hay una réplica del David de Miguel Ángel. Para mi es la plaza que más representa el Renacimiento en la ciudad. La plaza es una delicia para los ojos de las personas que aman el arte, es increíble como en un espacio tan reducido de ciudad pueda haber una concentración artística renacentista tan numerosa y valiosa.


Colección estatuas renacentistas en Florencia

El palacio que más llama la atención en la famosa plaza, es el palacio Vechio, que hoy en día es el Ayuntamiento de la ciudad. Tiene una mítica torre medieval típica de las plazas de mercado (market place) que hay en otras ciudades europeas medievales.

Durante nuestra visita por la ciudad cuando nos alejábamos un poco de los sitios mas emblemáticos, caminábamos mucho más a gusto. Pasear por las calles secundarias de Florencia sigue siendo un gusto, ya que en su mayoría los edificios son de corte medieval, restaurados y bonitos, es muy bonito pasear por toda la ciudad.

Palacio Vecchio en Florencia

Aunque el centro de Florencia es peatonal, de repente en las mismas plazas pasan taxis o bicicletas (y no pasan despacio) y era un poco estresante porque mi niño no podía correr a sus anchas y nosotros estresados porque había que estar pendiente de él.

Para comer, mi amiga italiana nos llevó a un sitio que no es conocido por los turistas. Este restaurante está en el casco viejo y es el comedor de la biblioteca universitaria de Florencia. Los precios son buenísimos, (precios de estudiantes) y lo mejor de todo es que tiene una terraza con una magnifica vista del Duomo súper cerca. Allí no había comiendo ningún turista, todos eran italianos. Esto es lo bueno de tener amigos en ciudades como esta.

Otra cosa que también me gusto mucho de la ciudad fue la de que en cualquier placita o rincón había artistas callejeros animando con sus canciones la calle. El centro de la ciudad está lleno de tiendas exclusivas de ropa y calzado  de marcas lujosas.

Casco histórico de Florencia

Por la tarde, aprovechamos que el niño dormía para visitar el museo de  La Academia. Como no teníamos reserva tuvimos que esperar más o menos una hora de cola, aunque la cola de las personas que habían reservado iba mas rápida, también tuvieron que esperar lo suyo. Cada media hora larga abrían nuestra cola y dejaban entrar a un grupo de gente. Cuando abren por segunda vez para entrar, cortan la fila justo delante de mí, lo que suponía tener que esperar otra media hora más larga, entonces le suplico a la chica que por favor, que voy con un niño y que no podía esperar otra media hora más al sol, que por favor dejase dos personas más entrar, la chica se compadeció y nos dejo entrar.

La Academia no es muy grande, por lo que se puede visitar con niños, pero si están dormidos mejor...

Lo principal de La Academia es sin duda la estatua del David del escultor Miguel Ángel. La estatua es enorme, impone y sobre todo impresiona que no tenga ni un corte, toda enterita se esculpió de un pedazo de mármol.

Los detalles logrados son perfectos, sólo de falta hablar. La postura y el gesto de David son desafiantes, sujeta una  honda en las manos  que le da la vuelta por la espalda, tiene la cara de enfado ya que es justo el momento en el que le va a tirar la piedra con la honda  al gigante Goliat.

Por detrás, la estatua de David está conectada y monitorizada por una maquina que le mide cualquier movimiento sensible por peligro de grietas y otros desperfectos en el mármol.

Replica del David Miguel Angel en paseo estatuas Florencia

La Academia consta también de otras obras de arquitectura para alumnos de las escuelas arquitectónicas de la época. Entre ellas hay una amplia tanda de esculturas a medio tallar. También alberga una colección de pintura florentina. El primer piso de la Academia estaba en restauración, por lo que algunas obras estaban tapadas y no se podían contemplar.

Me hubiese gustado mucho también visitar la galería de los Uffizi, pero me llevaría varias horas y con un niño no es posible, así que lo dejo pendiente como imprescindible para mi próximo viaje a Florencia.

Al final del dia volveriamos a Bolonia y al dia siguiente iriamos de excursion en tren  a la ciudad de  Venecia

FOTOS DE FLORENCIA

Sígueme en redes:
Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en por RSS

También te puede interesar.

Comentarios