Ir al contenido principal

ORCHHA: PALACIOS, TEMPLOS Y CENOTAFIOS EN INDIA

Llegué a Jhansi temprano por la mañana en tren nocturno en tercera clase con aire acondicionado procedente de Varanasi. Para llegar a la pequeña localidad de Orchha desde Jhansi hay transporte público (autobús), pero para evitar todo el desplazamiento hasta la estación de autobuses de esta misma localidad, opté por contratar un tuk tuk privado desde la estación de trenes de Jhansi.


Gran palacio en Orchha India

El precio de salida por el recorrido de 18 kms que hay desde Jhansi hasta Orchha fue de 400 rupias, y aunque me costó muchísimo, regatee hasta 150 rupias, (lo que recomendaba pagar la guía), conseguido con cabezonería. El precio del recorrido parece barato, aunque luego descubrí que a los lugareños les cobran mucho menos.

Nada más llegar dejé mi mochila en el cutre hostel donde dormiría esa noche y enseguida me fui a visitar la pequeña ciudad.

Orchha fue un reino en los siglos XVI y XVII fundado por la dinastía de Reyes Bundela. Durante aquella época fue una ciudad prospera y muy importante en India. Parece mentira que tanto esplendor, haya quedado hoy en día reducido a un pequeño pueblo donde su glorioso pasado es recordando por la cantidad de palacios, templos, tumbas y fortalezas que lo rodean en un espacio tan reducido.

Vista de Orchha India

Lo bueno de Orchha es que debido a sus pequeñas dimensiones casi todo se puede hacer caminando. El rio Betwa baña el pueblito y durante mi visita, como era época seca apenas llevaba agua, aunque posee la mención de ser uno de los ríos más limpios de India.

El pueblito de Orchha resulta encantador, y con seguridad es uno de los sitios más acogedores que me he encontrado en India.

Da gusto pasear por su reducida área peatonal en el centro y encontrarte con el mercado, los vendedores de ofrendas, las masas de devotos, los sadhus (hombres santos) y peregrinos que se aglomeran en los alrededores del templo hindú principal de la ciudad (Ram Raja). Todos ellos bajo la sombra de los arboles comparten oraciones, canciones, buenos deseos, ofrendas y comidas.

Todos te miran con cara de bienvenida e incluso te invitan a compartir con ellos. Todo esto bajo un entorno rural teniendo en cuenta que aquí se situó la antigua capital del Reino Bundela.

Ambiente en Orchha India

Sadus en Orchha India

Vendedores de ofrendas en Orchha India

El templo hindú principal de la ciudad, (Ram Raja), se puede visitar por dentro, aunque no permiten hacer fotos. Este templo hindú me encantó sobre todo por lo grande, abierto y espacioso que es, a diferencia de los usuales pequeños y escondidos templos hindúes que abundan en India. En el centro de la pequeña ciudad los templos y los memoriales con aspecto abandonado se mezclan con los mercados vivos y los pequeños altares donde se arremolinan los fieles.


Templo Ram Raja de Orchha India

Mercado en Orchha India

Lo que más me llamó la atención: las torres Sawan Bhadon, que me recordaron en todo momento a las torres medievales de la ciudad italiana de Bolonia. Estas curiosas torres fueron construidas como sistema de refrigeración para las estancias palaciegas mediante un combinado sistema persa para captar el aire en altura junto con una especie de acueducto (sistema de aguas en su inferior).


Torres Sawan Bhadom Orchha India

Para visitar el patrimonio de Orchha, desde la fortaleza principal que incluye el complejo de palacios de la ciudad se puede adquirir en taquilla una entrada única para visitar todos los monumentos de la ciudad.

La fortaleza de complejos de palacios y templos es lo más grande y lo que más tiempo lleva para visitar en Orchha. Esta fortaleza guarda en su interior tres palacios: Jehangir Mahal (ejemplo de una bonita arquitectura mongol), Raj Praveen Mahal y Raj Mahal donde se pueden visitar las bonitas estancias palaciegas con salas de audiencias públicas y privadas, espaciosos patios, un museo, además de pasear por los jardines en los alrededores. Esta fortaleza es muy bonita de admirar desde su exterior del lado del pueblo en la puesta de sol.


Complejo palaciego en Orchha India

Patio interior gran palacio en Orchha India

Uno de los edificios más impresionantes de Orchha es el templo Chaturbhuj, me impresionó mucho encontrarme una arquitectura de ese tipo en India, de hecho en su interior me recordó más a una catedral o un monasterio cristiano que a un templo Hindú.

En la entrada de este templo te atacan los oportunistas que quieren hacer de guía y sacarte dinero, y no precisamente poco, ya que allí me encontré con dos chicas alemanas las cuales querían subir con los guías al terrado del templo, pero desconfiaban y no se atrevían, por lo que me pidieron que subiera con ellas, ya que cuantas más fuésemos ellas se sentían más seguras, a ellas no les importaba pagar y subimos. Después del pequeño tour por las terrazas del grandioso templo admirando las vistas al pequeño pueblo, los guías cobraron una elevada propina.


Interior templeo Chaturbhuj en Orchha India

Cupulas templo Chaturbhuj en Orchha India

Me gusta observar las ciudades desde arriba ya que siempre se descubre algo interesante que no se ve desde abajo. En este caso, me dirigí a un pequeño templo que había divisado desde las alturas del Chaturbhuj que estaba repleto de fieles.

Cuando llegué allí yo era la única extranjera y me invitaron a entrar en el templo (dentro no había mucho, tan sólo una pequeña diosa y comida), la  mayoría de los fieles estaban comiendo en los exteriores del templo y me invitaron, pero agradecida me negué.


Templo en Orchha India

Niños comiendo alrededores templo Orchha India

Para la última visita en Orchha tuve que recorrer un corto paseíllo hacia los cenotafios (tumbas), algo retiradas y con ambiente serio y silencioso, ya que yo era la única paseando por allí. Se trata de  14 monumentos funerarios de piedra, también denominados Chhatris de arquitectura islámico-mongola, mezclado con la hindú. Estos monumentos fueron  erigiros para mantener la amistad con sus rivales islámicos (ya que los hindúes no entierran a sus muertos).

Mausoleos en Orchha India

Sin duda todo un acierto haber parado en esta bonita localidad. Al día siguiente seguiría mi viaje, en esta ocasión desde Jhansi hasta Agra. Para llegar de nuevo a la estación de trenes de Jhansi volví con mucha cabezonería a conseguir un tuk tuk privado por 150 rupias.