Ir al contenido principal

AGRA EN UN DIA: DEL TAJ MAJAL AL FUERTE ROJO Y GRAN MEZQUITA

Llegué a Agra en tren en clase “second sitting” (asientos sin aire acondicionado, sólo ventiladores) desde Jhansi. El viaje de unas 3 horas largas de duración, y 216 kms de distancia, ha sido el viaje en tren más barato que he pagado en mi vida: un euro y veinte céntimos. 
Elegí viajar en esta clase porque sentía curiosidad por viajar en la clase más barata de tren de la India: El mitificado “second sitting” para los viajeros.

Viajando en tren  second sitting en India


Cuando llegué a Agra, para evitar ser timada por los tuk tuk privados, me dirigí al stand de tuk tuk de prepago, pero el encargado intentó engañarme descaradamente, ya que cuando me acerqué a ver la tabla de precios, eran más bajos que lo que él me había dicho, y aun y todo no me parecieron precios justos, así que por mi cuenta, tras utilizar mis tácticas de regateo ya utilizadas anteriormente en India, conseguí un tuk tuk por 100 rupias al barrio de Taj Nagari, donde se encontraba mi alojamiento.

Al día siguiente me levantaría a las 6 am para visitar el Taj Majal. El barrio donde me hospedaba Taj Nagari es un barrio residencial colindante al barrio Taj Ganj (barrio donde se encuentra el Taj Majal). Llegué caminando hasta el Taj Majal gracias a las instrucciones que me dieron en el hostel (unos 25 min) hasta la entrada Este del recinto. Ese día sin duda fue un día excitante… no todos los días se visita uno de los monumentos más famosos del mundo.

Taj Mahal en India

Taj Mahal Agra India

Con la entrada de unos 10 euros te regalan una botella pequeña de agua y unos cobertores de zapatos (en el recinto no se puede pisar con calzado). El precio de entrada del Taj Majal no me pareció para nada caro si lo comparamos con la entrada de otros monumentos (Antigua ciudad de Petra o el Machu Pichu…).
Fue muy acertado acudir tan temprano al Taj Majal, ya que estuve allí parte de la mañana y según pasaban las horas, cada vez estaba más saturado de gente. 

El Taj Majal es un mausoleo, un monumento islámico que fue mandado construir como descanso eterno de la segunda esposa del emperador mongol Shah Jahan en el año 1631, cuando esta parte del país se mantenía bajo  mandato mongol. Más tarde se convertiría también en el mausoleo de dicho emperador.

El interior del Taj Majal es en realidad pequeño (Las fotos están prohibidas). Un apunte curioso es que en su interior las dos tumbas que se exhiben (supuestamente la de la esposa del emperador Shan Jahan y la de él mismo), son replicas, ya que las originales se encuentran allí mismo en un sótano bajo altas medidas de seguridad.

Taj Mahal en Agra India

Puerta Taj Mahal Agra India

Decoración Taj Mahal en Agra India

El Taj Majal no ha sido lo que más me ha gustado de India, reconozco que hay sitios mejores, pero sí que me gustó y me impresionó su grandeza y la altura del monumento.
Es un monumento más bonito de cerca que de lejos, de hecho de lejos lo encontré un poco soso y tosco, pero cuando me acerqué me deleité contemplando el brillo, las decoraciones en piedras preciosas y el color del mármol, sin duda muy trabajado a todo detalle con la elegancia perfecta. De hecho, me gusta la afirmación de que el Taj Majal es la tumba más perfecta jamás creada.

El ambiente y el monumento del Taj Majal es islámico total (de hecho se cierra los viernes, el día santo para los musulmanes). A ambos lados del mausoleo se exhiben dos mezquitas, una de ellas fue construida tan sólo por guardar simetría con el excepcional monumento.

Mezquita en Taj Mahal Agra India

Agra es una de las ciudades en las que se nota una presencia más notoria de fieles de religión musulmana, tan sólo en el número de minaretes que se observan a simple vista y al oír con frecuencia la llamada a la oración.

Después de la visita al Taj Majal volví al hostel y desde allí cogí un tuk tuk compartido por 10 rupias que me dejó en el fuerte rojo. Existen tuk tuk compartidos (transporte público) que hacen recorridos por el barrio de Taj Nagari y pasando por el Fuerte Rojo terminan en la ciudad vieja. En los tuk tuk compartidos es habitual que se suban hasta unas diez personas.

Del fuerte Rojo de Agra sólo puedo hablar maravillas, ya que es uno de los mejores fuertes que he visitado en India, superando e incluso a algunos muy famosos del estado de Rajastan. Esta fortaleza militar-palacio fue mandada construir por el emperador mongol Akbar en 1565 y agrandada y reformada después por emperadores posteriores.

Fuerte Rojo en Agra India

Palacio en Agra Fuerte Rojo India

En el interior del fuerte hay estancias palaciegas que cumplían funciones para uso privado, otras estancias destinadas a audiencias públicas, jardines, fortificaciones y lugares de defensa, así como varias mezquitas y un bazar que era frecuentado por mujeres.

Palacio interior Fuerte Rojo Agra

Después de que acabé la visita al Fuerte Rojo, me dirigí caminando a la ciudad vieja, (unos 20 minutos). Durante este trayecto estuve a punto de abortar misión y volver al hostel, ya que la ciudad de Agra me pareció asquerosa. Se supone que Agra es el espejo de la India, la ventana de India en el mundo al poseer uno de los monumentos más aclamados del planeta: El Taj Majal. Me sentí fatal y no puedo entender como mantienen a la ciudad de Agra así de descuidada, sentí que tenía que irme de allí cuanto antes.

Ciudad vieja de Agra India

Me paseé un rato por la ciudad vieja hasta que encontré la Gran Mezquita: Jama Masjid. No cobran entrada, pero el conserje de la puerta por guardarte los zapatos te reclama una propina. La mezquita está un poco descuidada y sucia, y era la única persona visitándola… así que di un par de vueltas y me fui. Como no había ningún sitio para comer en la ciudad vieja que no fuese puesto callejero, decidí volver al hostel y al barrio de Taj Nagari donde abundan los restaurantes.

Gran Mezquita de Agra

Me dirigí a la pequeña plaza de la ciudad vieja donde se reúnen los tuk tuk y de nuevo cogí un tuk tuk compartido a mi hostel. En este original transporte público, siempre pagaba con 10 rupias, aunque creo que los lugareños pagaban menos. 

Esa misma tarde hice todas las gestiones para salir de Agra al día siguiente por la mañana, ya que no me apetecía pasar otro día más en esta ciudad. Mi siguiente destino seria Jaipur, la capital del estado de Rajastan.