Ir al contenido principal

ESCALA EN ROMA DE SIETE HORAS

En nuestro vuelo de vuelta desde a Irán a España, hicimos una escala larga en Roma (Fiumicino) y decidimos aprovechar para salir del aeropuerto y pasear por la capital italiana. Teníamos entre siete y ocho horas de escala y  no es que den para mucho, pero lo suficiente para salir,  pasear y por supuesto comernos una buena pizza. Habíamos visitado Roma ocho años atrás, antes de que naciese el niño, así que para mi hijo esta era su primera vez y le hacía mucha ilusión ver el mismísimo Coliseo del que tanto le habíamos hablado y había estudiado en el colegio.


Para salir del aeropuerto en una escala, el tren es lo más rápido aunque no es lo más barato. Hay 2 líneas de tren que conectan Fiumicino con el centro de Roma: la línea rápida y directa desde Fiumicino a la estación central de Termini y otra línea lenta que hace paradas. En nuestro caso cogimos el tren lento desde el aeropuerto de Fiumicino hasta la parada de Roma Ostiense que conecta con
el metro, y de ahí en metro hasta la parada de Circo Máximo, donde comenzamos nuestro recorrido a pie por Roma. Tardamos algo más de media hora desde el aeropuerto hasta el centro y pagamos 8 euros por adulto en el tren (el niño gratis) y los billetes metro a 1,50 por persona.

El recorrido que hicimos caminando durante esta escala fue el siguiente: desde Circo Máximo (el mayor estadio para las carreras de carros de la civilización romana) hasta la plaza de Vaticano  pasando por el Coliseo. La idea inicial era haber entrado en el Coliseo, pero había mucha cola y nos iba a ocupar gran parte de nuestro  tiempo, por lo que decidimos verlo por fuera y seguir caminando. Después del Coliseo fuimos tranquilos pasando por los miradores del Foro Romano (explicando a mi hijo la antigua Roma), después pasamos por la plaza y el palacio Venecia, la plaza Narvona, hasta llegar al castillo de San Angelo y por último el Vaticano. 

Foro Roma desde los miradores

Cuando nos aproximamos al Vaticano no pudimos entrar porque era el día de Reyes, (6 de enero, la Epifanía para los italianos) y estaba teniendo lugar el desfile de la “brujita Befana” (una especie de Reyes Magos que deja regalos a los niños la noche del 5 al 6 de enero). Los alrededores del vaticano estaban repletos de gente y niños deseando ver a la brujita y era imposible caminar, por lo que no pudimos entrar a su plaza, tan solo verla desde lejos. Comimos por el camino unas pizzas y pese a que  la caminata fue larga el niño no se cansó, Iba entretenido y finalmente el no poder entrar en la plaza de Vaticano fue un poco decepción.  

Vista ciudad de Vaticano

Para volver al aeropuerto cogimos el metro en la estación de Octaviano (la más cercana al Vaticano) y fuimos hasta la estación de termini, para desde allí, volver al aeropuerto en tren rápido. La vuelta al aeropuerto en tren rápido (30 min) desde termini nos costó 16 euros a cada uno, (niño hasta 12 años gratis si viaja con adulto).

Coste de la escala en Roma, (7 horas y media), 2 adultos y un niño: 70 euros.


Comentarios


  1. Buongiorno principessa. Sei la cosa più bella che mi sia successa nella vita. Ti amo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo de italiano tienes que tener a parte del nombre. Gracias, pero que sepas que te voy a seguir liando con viajes lo que te quede de vida corazón!

      Eliminar
  2. hola, siempre muy interesante Roma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Tere,la pena es que siempre vamos a la carrera y no dejamos de visitar las mismas cosas y repletas de turistas. Habria que variar un poco, gracias por leerlo.

      Eliminar
  3. Hola, no sabía lo de la brujita Befana, puedes ampliarlo un poco más, cual es el orígen y a qué siglo se remonta?. Es una tradición pagana?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria, si se le vincula a las fiestas paganas de origen folclorico agrario y adaptada despues a lo religioso. Befana es la Epifania, la fiesta religiosa que celebran los italianos el 6 de enero.
      Este es el cuento popular de su vinculación a los Reyes Magos:
      Según el cuento popular, los Reyes Magos, de camino a Belén para llevar sus presentes al Niño Jesús, al no conseguir encontrar el camino correcto, pidieron ayuda a una anciana. Esta los atendió y les regalo dulces entonces estos pidieron que los acompañara en la búsqueda del niño Jesús. A pesar de la insistencia de estos para que les siguiese en su visita al pequeño, la mujer no salió de casa para acompañarlos.

      Más tarde, al arrepentirse de no haber ido con ellos, y tras preparar un cesto con dulces, salió de casa y se puso a buscarlos, sin conseguirlo.

      De esta forma se paró en cada casa que encontraba a lo largo del camino, dando chucherías a los niños que encontraba, con la esperanza de que alguno de ellos fuese el pequeño Jesús.

      Desde entonces vagaría por el mundo haciendo regalos a todos los niños para hacerse perdonar.

      Interesante no?

      Eliminar
  4. Yo he estado allí dos veces, pero hace unos años. El turismo se ha hecho mucho más masivo. Roma es enorme y todos visitan los mismos tres-cuatro sitios de ella y nunca consideran la opcion de ver algo mas o de alejarse de las zonas mas turisticas que es otra cosa, por ejemplo el Trastevere es una interesante zona; dentro del Trastevere hay algunas zonas con mucho encanto, y menos masificadas por el turismo, por ende más íntimas y tranquilas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Montse, gracias por el dato. Es verdad que se repite mucho cuando se visita una ciudad mas de una vez, pero pasa tanto tiempo de un viaje a otro que estas deseoso de ver otra vez lo más importante...lo ideal seria viajar todos los fines de semana a Roma e ir variando..ja, ja, saludos!

      Eliminar
  5. Roma es un lugar que me llama mucho la atención y que en cuanto pueda lo visitaré,muy bonito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario