24 de febrero de 2016

CATANIA: SICILIA EN NOCHEVIEJA Y AÑO NUEVO

Catania fue nuestra ciudad de entrada a Sicilia, donde pasamos la nochevieja y el año nuevo. Probablemente esta ciudad no es de lo más bonito de la isla de Sicilia, pero sin duda es una ciudad con mucha personalidad.

Casco historico Catania

Catania, o la también denominada segunda Milán en los años 80 por los propios italianos, ha sido reconstruida varias veces en su historia y por diversas razones: invasiones, terremotos y erupciones del volcán Etna, que llegó a sepultarla por completo. Al tener que renacer desde los escombros, se utilizó piedra volcánica negra (lava solidificada), en sus construcciones y es por eso que se le conoce también como la ciudad del “barroco negro”

Catania es una ciudad aparentemente sucia, abandonada, decrepita…, e incluso podemos llegar a imaginar que
es una ciudad que está en periodo de post guerra a que la acaban de retirarle los escombros. Es muy incómodo rodar la sillita del niño por las calles, son estrechas y están mal asfaltadas.

Edificio por restaurar en Catania

Si sus edificios estuviesen restaurados, las calles bien asfaltadas y con más iluminación, sería una ciudad muy mona, ya que la mayoría de sus edificios son históricos y palaciegos y es una  ciudad arquitectónicamente hablando totalmente barroca.

Edificio barroco en Catania

Catania es una ciudad muy manejable y que se recorre bien caminando, todo está cerca.
El punto central de esta ciudad es la plaza del Duomo, una amplia plaza asfaltada con acceso de circulación restringido, donde la catedral barroca y otros edificios afortunadamente restaurados, nos hacen sentir que ha merecido la pena pasar por aquí. En el centro de la plaza del Duomo hay una fuente de un elefante que carga en su espalda un obelisco y que es el símbolo de la ciudad. 

Duomo de Catania

Alrededor de la plaza y por todo su casco histórico nos encontramos otras iglesias como la de santa Ágata (patrona de la ciudad) o el palacio Biscari, la universidad y el Ayuntamiento entre los edificios históricos más importantes de la ciudad. En general todo el casco histórico está plagado de iglesias y otros palacetes, algunas de esas obras de arte se encuentran  escondidas como el teatro Bellini situado en una plaza algo abandonada.

Teatro Bellini

Restos anteriores al periodo barroco en Catania quedan pocos, ya que la mayoría fue destruido. Paseando por la ciudad podemos visitar los restos de un anfiteatro y un teatro romano y también el castillo Ursino, muy  bien conservado del siglo XIII. Anteriormente llegaba el mar hasta este castillo, y hacia las funciones de fortaleza militar, tras las erupciones del volcán Etna, la tierra fue ganando terreno al mar y hoy en día el castillo se sitúa en pleno centro de la ciudad y muy alejado de la costa. Si no se sabe esta historia resulta algo chocante encontrarse tal castillo en pleno centro de la ciudad.

Castillo Ursino

La avenida más importante de la ciudad se llama Via etnea y se puede decir que si la seguimos recto llegaríamos al volcán Etna y es que en los días despejados se puede divisar desde ella a los lejos el volcán. Esta calle es una calle de compras, cafés y restaurantes al más puro estilo italiano.

El Etna desde Catania

Uno de los puntos más curiosos de la ciudad son los Jardines Bellini y uno de los pocos parques grandes que nos encontramos en Sicilia y del que pudimos disfrutar con el niño.

Jardines Bellini en Catania

Pasar la nochevieja y año nuevo en otro país es siempre una experiencia excitante. Nos salió pasar nochevieja en Catania un poco al azar por el día que aterrizaba el avión… podíamos haber elegido una ciudad más bonita para pasar la Nochevieja y nuestro aniversario de bodas… pero resultó ser Catania y también nos parecía atractivo el hecho de que no era una ciudad muy turística.
Aterrizamos el día de Nochevieja por la mañana, nuestro hostel estaba súper bien ubicado a tan solo 1 min caminando a la plaza del Duomo, donde se estaba gestando una gran fiesta para dar la bienvenida al año nuevo. 

Alrededores de Duomo en Catania

La noche de Nochevieja cenamos y celebramos nuestro aniversario de bodas (el noveno) en un restaurante italiano comiendo pizzollo (una pizza con masa debajo y encima). Después de pasear por la ciudad y disfrutar de su escasa y austera decoración navideña, nos fuimos al hotel y a las 00:00 de la noche  comimos las uvas por la conexión a internet mientras que veíamos por la tele como los italianos hacían la cuenta atrás para dar la bienvenida al año nuevo. A continuación toda la ciudad se fundió en una gran fiesta, y como estábamos en pleno casco histórico, se podía escuchar los fuegos artificiales, el concierto de música del Duomo y todas las discotecas que había a nuestro alrededor. 

Iglesia en Catania

El día de año nuevo seguimos paseando por la ciudad, y por la tarde noche todas las iglesias y museos estaban abiertos. El centro de la ciudad vibraba de animación, las calles estaban repletas de gente paseando. Nosotros aprovechamos y nos montamos en el trenecito turístico de la ciudad que conducía Papa Noel.
Desde aquí al día siguiente, alquilaríamos un coche por 8 días para recorrer la isla. La primera parada la haríamos a la bella ciudad de Taormina.

4 comentarios:

  1. Una belleza de ciudad arquitectónicamente hablando. Italia es belleza en cualquier sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria...pues si en Italia huele a arte en cada rincón...nunca nos decepciona, saludos!

      Eliminar
  2. Me encantaría visitar el castillo.¿La próxima vez me puedes llevar contigo?Es que me encanta este blog y espero ser tan viajera como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok, Sofia, cuando seas mayor de edad, pero empieza a ahorrar ya. Besos

      Eliminar